Opinión

¿Cómo, por qué hemos caído tan hondo?

 
1
 

 

Periférico. (Cuartoscuro)

El bombardeo en los medios de difusión es abrumador. En tan sólo una semana veamos lo que nos dicen: a) Detienen a dos presuntos asesinos del sacerdote; 2) Inusitada violencia en el caso de la española; 3) Para protestar ante desapariciones y asesinatos el estado de Veracruz vive una intensa jornada de protestas sociales; 4) En Puebla suman ya 65 feminicidios en lo que va del año; 5) Caen asesinos del cura de Janamuato; 6) Protestan en Naucalpan para exigir a los gobiernos municipal y estatal mayor seguridad y detener la violencia; 7) Ligan desapariciones de jóvenes con narcos y crímenes; 8) Asesinato de una fotógrafa trotamundos en Yucatán; 9) Localizan en Michoacán cuatro cuerpos torturados de predicadores; 10) Parricidio en el caso del cineasta Serment; 11) Cinco migrantes centroamericanos muertos por asfixia en la caja de una camioneta que los transportaba clandestinamente; 12) La desaparición de cuatro estudiantes levantados en Boca del Río inundan las calles de gente que protesta con rabia; 13) En La Ruana, Michoacán, encuentran los cuerpos destrozados de cuatro pacíficos catequistas; 14) Prostitutas hacen una trifulca con los policías por el asesinato de una de sus compañeras; 15) La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública indica que los mexicanos gastamos 77 mil 901 millones de pesos al año en resguardarnos. La delincuencia dejó una merma al país por 236 mil 813 millones de pesos en sólo un año; 16) La cifra negra, esto es las denuncias que no se hacen por no tener confianza en las autoridades pasó de 92.8 por ciento a 93.7 por ciento; 17) Asaltantes en las laterales del Periférico de la CDMX; 18) Siguen los levantones de jovencitas en cinco estados del país sin que se tenga noticia de su destino; 19) En uno de cada tres hogares mexicanos hubo en 2015 al menos una víctima de algún delito; 20) El 80.9 por ciento de la población se siente insegura en los cajeros automáticos donde se dan uno de cuatro robos denunciados...

Y así podría continuar en una casi infinita lista de asaltos, secuestros y crímenes de todo orden. Pero no se puede terminar la lluvia de pésimas noticias, en sólo una semana, sin omitir dos que nos deben llenar de vergüenza y temor: el Ejército Mexicano, nuestro último valladar ante la violencia es emboscado en Culiacán, Sinaloa, y asesinados seis soldados más una docena de heridos gravemente sin que la sociedad se escandalice y exija justicia como lo hace en tantos casos donde los asesinos o son absueltos o nunca son encontrados.

La otra nota es igualmente insultante: “México sigue siendo el país más corrupto del bloque industrializado; el Foro Económico Mundial sitúa a nuestro país en ese sitio debido al crimen organizado”. Entre otros, superamos por corruptos a países como Grecia, España, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Italia.

Por supuesto cuando son cuestionadas, las muy diferentes autoridades federales, estatales o municipales de todos los partidos políticos, invariablemente declaran que “las cosas están mejorando” y de este modo, sobre hechos ampliamente documentados, comprobados y así exhibidos, esas personas que ocupan puestos claves se erigen en conocedores que nos quieren hacen sentir, saben más que las propias víctimas.

De este modo transcurren nuestros días. No hay noticiario radial o televisivo, revista, periódico, red social o cualquiera otra plataforma que deje de informar y, con frecuencia sostenidamente dar continuidad a noticias que debieran reventar nuestras fibras de sensibilidad; pero no, ya nos hemos acostumbrado porque forma parte de nuestra cotidianidad el descubrimiento de fosas clandestinas, cadáveres de profesores universitarios y estudiantes de todas las provincias; secuestros, asesinatos a mansalva, heridos, mutilados, robos a oleoductos, helicópteros derribados, motines y podredumbre en los reclusorios, estafas, fraudes, y un largo inventario de abusos y crueldades. De crímenes sin castigo.

¿Qué ha ocurrido; por qué estamos hundidos en este hoyo negro; cómo y de qué manera saldremos a respirar aire puro?

Son preguntas que se formulan desde hace tiempo y desde hace años en que se dan a conocer planes, proyectos, se crean nuevas instituciones, se deshacen otras, terminamos como siempre: sin respuestas.

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
¡Hasta el pescuezo!
La inminente caída de Javier Duarte
Videgaray, así de grande era su influencia