Opinión

¿Cómo nos preparamos financieramente para morir?

 
1
 

 

Pedro Ramírez Vázquez

Por lo regular, hablamos de las finanzas personales como la administración de nuestros recursos, con la finalidad de estar tranquilos y disfrutar la vida, pero ahora tocaremos un tema que para muchos es un tabú: ¿qué hacer antes de morir?

El riesgo de una partida inesperada, sin dejar preparado un soporte mínimo, es generar un tremendo estrés a la familia por la falta de información sobre los recursos; con la posibilidad de equivocaciones trascendentes.

Como desconocemos cuándo ocurrirá, la idea es ordenar una serie de elementos que permitan a los deudos estar lo mejor preparados posible. Y si bien la partida será dolorosa en el plano emocional, que en el económico sean capaces de tomar decisiones mesuradas.

Hay dos puntos de inicio: por una parte elaborar un testamento para evitar juicios que prolonguen la toma de posesiones y, por la otra, tener una cobertura mínima de seguro de vida que signifique un golpe menos traumático.

Una recomendación que da orden a este tema es dialogar eventualmente sobre ello y tener un archivo personal del cual todos los involucrados sepan dónde se encuentra.

En algunos casos la pareja y los hijos tienen una buena comunicación y se facilita, pero en otros, las finanzas se manejan con tal hermetismo que ante la muerte del jefe de familia apenas van a descubrir con cuánto disponen para continuar.

Preparar un inventario de inmuebles y activos financieros es muy valioso. Más aún, si se incluye una breve explicación de cada uno de ellos, al soportar la razón y lógica de su existencia.

Las deudas tienen un tratamiento especial al morir, pues las que están otorgadas por instituciones financieras a personas físicas, regularmente tienen un seguro de vida involucrado que paga la totalidad de la deuda.

Por eso, es crucial saber los detalles y proceder a su cancelación. Habrá que ser precavido con otro tipo de deudas vigentes y que carezcan de esta salvaguarda, porque podría provocar problemas graves, como es el caso de negocios familiares donde las garantías se ejecutan por falta de pago.

También tener ordenados y transparentes los papeles del IMSS o ISSSTE y de la Afore para tramitar la pensión para los deudos.

En ocasiones hay detalles como la unificación de cuentas o problemas con el nombre, que luego postergan su debida aplicación.

En fin, es preferible no morir, pero si desafortunadamente sucede, sabremos que la familia será lo menos afectada posible en el terreno económico.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Es bueno ser tacaño en las finanzas personales?
¿Cuál es la diferencia entre bienestar y satisfacción?
¿Cuáles son los siete pecados capitales en tus finanzas?