Opinión

¿Cómo nos afecta China y la manipulación de divisas?

 
1
 

 

Fabricación de medicina de patente

La manipulación cambiaria es un término que consiste en la práctica gubernamental de intervenir en los mercados de divisas con el fin de modificar el valor de su propia moneda con el objetivo de obtener una ventaja competitiva respecto a otras naciones. Una forma de hacer esto consiste en que el gobierno intervenga en el mercado de divisas inundándolo con su moneda nacional y simultáneamente compre grandes cantidades de la moneda extranjera respecto a la cual busca devaluarse, acumulando así reservas internacionales.

China, la segunda economía más grande del mundo, ha sido acusada por diversos políticos estadounidenses de estar realizando esto desde hace varios años en perjuicio de la economía norteamericana. Señalan que no obstante que el yuan se ha apreciado en los últimos años, esto no ha sido suficiente y que la moneda china sigue estando con un valor por debajo del que debería tener en función de los enormes superávits comerciales que genera China cada año.

En octubre del año 2000 el tipo de cambio de China era de 8.2786 yuanes por dólar, y 15 años después, en octubre de 2015, es de 6.3508 yuanes por dólar, lo que indica que el dólar se abarató para los chinos en 23.3% o bien, que el yuan se encareció 30.4 por ciento respecto al dólar. Sin embargo, cuando consideramos que en el año 2014 China obtuvo un superávit comercial de 380 mil millones de dólares, pues queda claro que el ajuste cambiario no ha sido suficiente, y menos lo es tomando en consideración que en agosto de este año China devaluó su moneda en aproximadamente 4 por ciento.

Hay que entender que China tiene un sistema de tipo de cambio casi fijo (sólo se le permite al yuan fluctuar +/-2% al día respecto al valor del día anterior), lo que significa que en la práctica el banco central chino determina el tipo de cambio arbitrariamente en función de lo que le conviene a su economía, y no es determinado como en otras naciones por la libre interrelación de la oferta y la demanda.

Si China tuviera un tipo de cambio de libre flotación entonces ese superávit anual de 380 mil millones de dólares en 2014, más los otros 128 mil millones de dólares que recibieron ese mismo año de inversión extranjera directa, más lo que reciben de inversión extranjera de cartera, se irían al mercado cambiario y provocaría que la paridad se fuera a niveles de unos 4 yuanes por dólar. Pero eso no le conviene a la economía China y por eso se da una acumulación de reservas internacionales año con año hasta sumar 3.514 billones de dólares en septiembre de 2015 (esto significa que China tiene casi 20 veces más reservas internacionales que México).

Debe entenderse que un yuan subvaluado también es un tema importante para México por los empleos que se pierden y se dejan de crear. Si el yuan tiene un valor por debajo del de mercado esto tiene el efecto de un subsidio para los bienes y servicios hechos en China, haciéndolos más baratos para nosotros, y actúa como un impuesto a los bienes hechos en México haciéndolos más caros para los chinos. De esta manera China puede arrebatarles sus mercados a los fabricantes nacionales en prácticamente todo el mundo.

En este sentido, es importante señalar en cuanto a la relación comercial entre México y China, que si bien entre octubre del año 2000 y el mismo mes de 2015 el tipo de cambio pasó de 1.1517 a 2.6094 pesos por yuan, lo que representa un encarecimiento el yuan de 126.6% en relación al peso, esto no se ha traducido en un incremento sustancial de las exportaciones mexicanas hacía China, pero si hemos visto un aumento importante de las importaciones de productos chinos por parte de México.

De acuerdo con cifras del INEGI en el año 2000 México exportó a China mercancías con un valor de apenas 203.592 millones de dólares y realizamos importaciones de dicha nación por 2.879 miles de millones de dólares (mmdd), lo que nos ocasionó un déficit comercial con ese país en ese año por 2.676 mmdd. Para el año 2014 nuestras exportaciones a China sumaron a 5.964 mmdd y nuestras importaciones de mercancías de dicha nación fueron por un valor de 66.255 mmdd, lo que nos ocasionó un déficit comercial de 60.291 mmdd. De esta manera vemos que entre el año 2000 y el 2014 el déficit comercial de México con China aumentó en 2,153% en perjuicio de varias ramas de actividad de la planta productiva nacional.

De esta manera tenemos que el efecto acumulado de un yuan subvaluado ha resultado en cierre de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo en México y el mundo; además de que ha sido un factor clave que explica porque muchas fábricas se han mudado desde varias naciones hacía China.

Obviamente en México el tema de la manipulación monetaria de China no está en la agenda económica, pero en otros países como Estados Unidos es tema de prácticamente todos los días, y más ahora que están en la etapa de las precampañas electorales. En una entrevista para la cadena CNN, el precandidato republicano Donald Trump declaró “Ellos continuarán devaluando su moneda hasta que la tengan bien. Le están dando un gran corte al yuan, y eso será devastador para nosotros”. Por su parte, el precandidato demócrata Bernie Sanders publicó en su página de internet: “China está manipulando su moneda, dándole una ventaja comercial injusta respecto a los Estados Unidos y destruyendo en el proceso trabajos que pagan sueldos decentes en el sector manufacturero”.

Las autoridades de México deben monitorear lo que suceda con la moneda china por varias razones: 1. Por el excesivo y creciente déficit comercial que tenemos con dicha nación; 2. Porque un yuan subvaluado le da más competitividad a los productos chinos desplazando a los mexicanos en los mercados globales; 3. Porque ante la desaceleración económica que está viviendo China le puede resultar tentador volver a realizar algún ajuste cambiario para incentivar sus exportaciones y fomentar el ingreso de capitales; 4 porque China es una importante proveedora de insumos para Vietnam, país que forma parte del Tratado Trans Pacífico (TPP por sus siglas en inglés) y con el cual tendremos un tratado de libre comercio una vez que entre en vigor el acuerdo.

Y en relación al TPP, vale la pena también destacar que diversos críticos de este acuerdo comercial, sobre todo en Estados Unidos, han señalado que el no haber abordado con la debida firmeza el tema de la manipulación de divisas es una de sus grandes fallas y puede generar pérdida de empleos y salarios en los países miembros. No hay que olvidar que Vietnam había tenido un tipo de cambio estable con el dólar, pero en el periodo de octubre de 2014 al mismo mes de 2015, el dong vietnamita se devaluó 5.1% respecto al dólar estadounidense.

Finalmente, es cierto que el peso mexicano se ha depreciado más que el yuan y el dong en el último año, pero la diferencia es que en México hay un tipo de cambio libre y el banco central está haciendo todo lo que puede para revertir la situación tratando de revaluar al peso vendiendo reservas internacionales; mientras que en el caso de China y Vietnam es al revés, ellos teniendo un tipo de cambio fijo decidieron devaluar para ganar competitividad para sus productos.

Director General GAEAP.

alejandro@gaeap.com

www.gaeap.com

También te puede interesar:

Con la Ley de Ingresos 2016, todo apunta a que 2016 será como el 2015

Frenar la desindustrialización de México

Los problemas del comercio internacional de México