Opinión

¿Cómo impacta el seguro popular y el de desempleo?

La Cámara de Diputados aprobó modificaciones a la Ley de Pensión Universal e instauró un Seguro de Desempleo, pero qué significa en términos de las finanzas personales.

Por los niveles de ingreso de quienes están leyendo este espacio es muy probable que no vayan a recurrir al seguro popular o de desempleo; sin embargo, vale la pena saber a detalle de qué se trata porque tiene un impacto indirecto.

1.- Habrá un monto mensual vitalicio de la pensión universal de 580 pesos a personas de 65 años de edad o más. Dicha cantidad se ajustará anualmente, hasta llegar a mil 92 pesos mensuales en los próximos 15 años.

Esto es para apoyar a quienes se encuentren en la economía informal y hacer frente a una realidad que dentro de poco será avasalladora en términos de una mayoría de ancianos.

2.- En cuanto al seguro de desempleo, aplicaría a partir del primero de enero del 2015 para quienes trabajan en el sector formal; es decir, cotizan en el IMSS e Infonavit.

Deberán contar con al menos 104 cotizaciones semanales en un periodo no mayor a 36 meses y haber permanecido desempleado al menos 45 días naturales consecutivos, sin percibir otros ingresos por concepto de jubilación o pensión.

Este seguro será hasta por un periodo de seis meses por un monto máximo mensual de 60 por ciento del promedio de las últimas 24 cotizaciones; segundo pago mensual de 50 por ciento; y los restantes cuatro meses del 40 por ciento.

La característica básica es que se financiará con 3 por ciento de las aportaciones patronales que se realizan a la subcuenta de vivienda y un subsidio del Estado con cargo al presupuesto del gobierno.

Es decir, en la medida en que se utilice, mermará la capacidad para hacer uso de la prestación de crédito para vivienda y según el mismo Infonavit podría implicar una espera de hasta dos años para volver a tener los puntos necesarios.

3.- Las medidas seguramente beneficiarán a un núcleo de la población que tiene menos ingresos y es una contención social; pero es tan solo un alivio momentáneo que desde luego no alcanza a hacer una diferencia marcada.

La principal crítica es sobre la viabilidad de que el gobierno pueda hacer frente a estos compromisos, y que eventualmente signifique una mayor carga impositiva o derive en una crisis de finanzas públicas.

El consejo sigue siendo el mismo: es imprescindible mantener un ahorro complementario, tanto para imprevistos como para el retiro.

Twitter: @finanzasparami