Opinión

¿Cómo ganarte a tu escéptica familia?

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Branson. ¿Cómo ganarte a tu escéptica familia? OK

Pregunta: Me gustaría saber cómo manejar a los familiares que no apoyan por completo tus aspiraciones emprendedoras.

— Busiwa Liuma


Respuesta: Los emprendedores a menudo somos incomprendidos.

Los familiares que te ponen en un pedestal quizá no tengan problemas en decirte que no apoyan tus sueños debido a los riesgos. ¡Pero eso está bien! Tú solo tienes que creer en ti mismo.

Siempre que tengo una idea, la planteo primero a mi familia. Siempre ayuda presentar tus planes a la gente a la que más le importas, ya que serán honestos contigo, y tienen en mente lo que es mejor para ti. Tú sabes que estarán ahí para apoyarte si necesitas una felicitación después de cerrar tu primer trato o un hombro donde llorar después de tu primer fracaso. Pero el hecho de que siempre estén de tu lado no significa que no vayan a tener algunas reservas sobre el hecho de que te conviertas en emprendedor.

Si encuentras que esos familiares no apoyan tu objetivo de iniciar un negocio, intenta no sentirte ofendido. Enmarca la situación de otra manera: para convencer a potenciales inversionistas sobre el valor de tu empresa, necesitas un discurso de presentación firme y claro; y así es también como cambiarás las opiniones de tus familiares. Preséntales tu idea sin depender de los lazos emocionales. Más bien, revisa metódicamente tu argumento empresarial con ellos y comparte tu visión emprendedora para el negocio.

El consejo más importante que puedo compartirte es el que he dado a muchos otros emprendedores: al diablo, sólo hazlo

Después de que formules tu argumento, es hora de escuchar. Usa las aportaciones de tus familiares para encontrar los defectos en tu plan y mejorar el concepto. Aprovecha todos los consejos útiles que puedan ofrecerte, analiza sus objeciones cuidadosamente, y sé paciente y comprensivo cuando elabores tus respuestas.

Si siguen dudado, pregúntate: “¿Tengo fe en mi visión, mi idea y mí mismo?”.

Si la respuesta es sí, entonces el consejo más importante que puedo compartirte es el que he dado a muchos otros emprendedores: al diablo, sólo hazlo. Si defiendes tu idea, pienso que encontrarás que tu familia te respetará, y al final te apoyará.

Yo fui afortunado; mi familia siempre ha rebosado de entusiasmo emprendedor. Mi papá constantemente estaba haciendo cosas manuales, mientras que a mi mamá parecía que se le ocurría al menos una idea para un nuevo negocio cada día. Desde temprana edad, supe que quería crecer y convertirme en alguien que creara cosas, y estaba seguro de que podía hacer cualquier cosa que me propusiera.

De hecho, algunos de mis primeros recuerdos tienen que ver con los desafíos que mi familia me ponía. Cuando tenía cinco años, por ejemplo, mi tía Joyce me apostó 10 chelines a que no aprendería a nadar antes de que terminara un viaje familiar (lo hice). Cuando tenía 11, mi mamá me retó a ir solo en bicicleta de Shamley Green a Bournemouth, un recorrido de 80 kilómetros por la campiña inglesa (también lo hice).

Para cuando era adolescente, mi actitud emprendedora había echado raíces, y estaba empezando negocios condenados al fracaso como cultivar árboles de Navidad. Sin embargo, fui muy afortunado de que mis padres me inculcaran un espíritu emprendedor, y he tratado de transmitirlo a mis propios hijos, sin mencionar a nuestros equipos en Virgin.

Por supuesto, no todos son tan afortunados. Cuando era niño, mi padre, Ted, estaba fascinado con la historia y la naturaleza, y quería convertirse en arqueólogo. Su padre, un juez del tribunal supremo, quería que su hijo siguiera sus pasos. Estudiar derecho era una tradición de la familia Branson, así que, con cierto pesar, papá asistió a Cambridge y se convirtió en abogado.

Cuando fue mi turno de decidir qué quería hacer, estuvo totalmente fuera de consideración que acudiera a la escuela de derecho. Tuve el apoyo de mi familia, pero también dependí de muchos otros. Mi mejor amigo, Nik, estuvo a mi lado a cada paso del camino mientras lanzamos Student Magazine y el negocio de discos por correo de Virgin. Y, desde entonces, incontables personas me han ayudado a lo largo del camino.

Sobre todo, no te dejes engañar por el mito del genio solitario; es verdaderamente raro que alguien logre algo completamente solo. Ten en mente que esas personas no necesariamente tienen que ser miembros de tu familia inmediata. Yo llamo a Virgin un negocio familiar porque nuestros valores compartidos nos unen con la misma firmeza. Crea tu propia red de familiares, amigos y colegas, y será mucho más probable que tu negocio tenga éxito.

Twitter:@richardbranson

También te puede interesar:

¿Qué hacer con los empleados ‘rebeldes’?

El emprendedor multitalentoso

¿Qué pasó con mis amigos ‘hippies’?