Opinión

Cómo estará la economía en el segundo semestre

10 febrero 2014 5:22 Última actualización 06 agosto 2013 5:4

 
 
Benito Solís Mendoza
 
 
La economía nacional tuvo una importante desaceleración en el primer semestre del año de manera inesperada y a pesar de las positivas expectativas con que empezó el nuevo gobierno. Aunque no hubo crisis financiera, como ocurría hace algunas décadas, la producción y la generación de nuevos empleos tuvieron un dinamismo mucho menor que los años previos.
 
 

Algunos sectores fueron más afectados que otros, como con la industria de la construcción (especialmente de la vivienda), las industrias exportadoras, incluido el petróleo, y las ventas de los establecimientos comerciales.En este entorno es muy válido la preocupación de varios empresarios respecto a si ya se 'tocó fondo' o, si por el contrario, la economía mexicana se seguirá deteriorando en los siguientes meses. Para poder tener una idea más clara al respecto hay que evaluar si las causas de esta desaceleración siguen vigentes o si se percibe algún cambio en las mismas.
 
 
Las principales causas del debilitamiento de la economía son las siguientes:
1) Deterioro de la economía global. Las principales economías desarrolladas deben de reducir su deuda total, esto es tanto la gubernamental, la empresarial y la de las familias para superar su crisis. Aunque Estados Unidos ha logrado ciertos avances en este sentido, la situación en Europa sigue muy deteriorada y tardará varios años en recuperarse; por su parte la situación en China es difícil de conocer, pero hay un riesgo real de que su dinamismo siga disminuyendo. Por lo mismo, no se espera que el entorno internacional sea una fuente de crecimiento importante para México en el resto del año.
 
 

2) El debilitamiento en el gasto público. Los nuevos funcionarios tardan en conocer y dominar las distintas áreas que les corresponden, lo cual impacta en el ejercicio del gasto público y en su relación con el sector privado. Esto se agrava con el desconocimiento de las reformas aprobadas o anunciadas, ya que pueden perjudicar a varios sectores y empresas y no se reconocen sus beneficios de manera inmediata. Sin embargo, en la medida en que se conozcan mejor las nuevas reglas y reformas, así como que los funcionarios dominan mejor sus funciones y responsabilidades se deberá de normalizar el ejercicio del gasto público y el privado relacionado con el mismo. Además, es probable que se den a conocer nuevos nombramientos en el sector público una vez que pase el Informe Presidencial, cuyo objetivo será el de incrementar la certidumbre.
 
 

3) El tipo de cambio y las tasas de interés internacionales seguirán siendo un motivo de preocupación en el mediano plazo, pero hay distintas señales de que no tendrá cambios importantes en el resto del año, después de lo que sucedió con las declaraciones del presidente de la Fed, Ben Bernanke en semanas pasadas. Un tema recurrente en los siguientes meses será conocer a quien nombrará Obama para ocupar su puesto.
 
 
4) La fuerte caída en el sector de la vivienda se asimilará en los siguientes meses, con la quiebra o reestructura de varias empresas del sector. Esto permitirá el fortalecimiento de las pequeñas constructoras locales en diversas partes del país. Además, el hecho de que se iniciará la construcción de algunos grandes proyectos de inversión en todo el país permitirá que se inicie la recuperación de este sector, por lo que apoyará a la recuperación económica en el segundo semestre.
 
 

5) El problema de la inseguridad seguirá perjudicando la actividad económica en distintas partes del país y su solución será paulatina, aunque no se espera un mayor deterioro en el resto del año.
 
 
6) Las propuestas de reforma energética y la fiscal traen aspectos positivos para la recuperación económica, pero sus efectos tardarán varios meses en empezar a notarse. Sin embargo, la presión política para que no se implementan se conocerán de manera inmediata, lo cual incrementará la incertidumbre. Aunque es probable que los impuestos se eleven, no es probable que esto suceda de manera inmediata.
 
 

En conclusión, los datos parecen indicar que la desaceleración económica ya tocó fondo, por lo que no seguirá deteriorándose el entorno económico en el resto del año. Sin embargo, no se prevé que se presenten fuentes importantes de crecimiento para lograr tener una recuperación sólida en los siguientes meses, sino que será paulatina en la medida en que los beneficios de las distintas reformas empiecen a trasminarse a los distintos sectores económicos. Debido a un efecto estadístico el crecimiento del PIB será más elevado en el segundo semestre que en el primero.
 
 
Economista