Opinión

¿Cómo enfrento el riesgo en mis finanzas?

 
1
 

 

Finanzas personales. (América TV)

Reflexionaba en la entrega anterior sobre las “apuestas” a realizar en las decisiones, producto de hechos imposible de predecir. Incluso, aunque queramos rehuirlo, en forma implícita estamos asumiendo una postura, que lleva a incurrir siempre en un riesgo.

¿Conoces a alguien con miedo de salir por temor a ser atropellado? Ese es un extremo a evitar en el terreno financiero.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, proviene de 'risco', por el peligro que supone. En términos financieros hay un alto grado de subjetividad porque está relacionado con la certeza o incertidumbre de cómo se comportarán los diferentes mercados y variables económicas.

Por eso, un bono de gobierno conlleva un menor riesgo, pues sabemos el rendimiento y que el emisor goza de solvencia para pagarlo. Sin embargo, existe una probabilidad de pérdida y ahí están los casos de Grecia o Rusia, países en cuyo momento la denominada 'deuda soberana' dejo de ser cubierta.

Hay riesgo cuando comparamos opciones. Por ejemplo, uno puede pensar que guardar el dinero en casa es seguro, pero está perdiendo el costo de oportunidad de lo ofrecido en el banco. Por tanto, siempre existirá la amenaza de no tomar la mejor resolución.

A mayor riesgo, el inversionista espera una ganancia elevada como pago al peligro.

Si somos conservadores porque nos sentimos muy afectados por la probabilidad de pérdida, es preferible elegir instrumentos similares a un depósito bancario o Cetes, que dan un premio estable y bajo.

En términos de medición habría dos caminos; uno por la variabilidad estadística de los resultados, como sería el tipo de cambio que ha tenido movimientos erráticos y se desconoce cómo podría estar mañana.

El otro es a través de un análisis de los fundamentales de cada rubro, es decir 'apostar' a que el mercado se inclinará a favor de las razones técnicas para una determinada cotización o valor del bien financiero en cuestión.

En la administración personal 'siempre' tomamos un riesgo aunque no queramos.

Es preferible tratar de percibirlo para decidir acorde con nuestra manera de pensar y márgenes de acción, sobre todo en función del patrimonio y de las obligaciones futuras.

Para 2017 se espera un mayor nivel de riesgo, dado que la evolución de las principales variables económicas depende de la postura de Trump, quien ha mostrado antagonismo en la relación comercial con México.

El reto es acercarnos a tener una aproximación del peligro incurrido para conocer los diferentes cursos de acción a considerar.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Las apuestas en mis finanzas
En mis finanzas, miedo sin pánico
¿Cómo enfrentar El Buen Fin en cuatro pasos?