Opinión

¿Cómo enfrentar el desafío de las jefaturas femeninas?

 
1
 

 

Arréglalo

Cada vez más mujeres llevan solas las riendas de su casa, ya sea porque están solteras, viudas, separadas o divorciadas. De hecho, las jefaturas femeninas superan 25 por ciento del total de hogares.

Esta realidad significa un reto muy especial, pues habrán de tomar decisiones sin una contraparte con quien rebotar las ideas.

Si bien antes se pensaba que la administración y planeación de los recursos sería una tarea masculina, hoy está claro que las mujeres deben entrar de lleno a esta actividad.

Su esperanza de vida es mayor, por lo cual existe una alta posibilidad de que pase por la viudez y por circunstancias muy especiales en el retiro.

Si a este hecho le agregamos que los sueldos tienden a ser menores y con la probabilidad de no haber trabajado todo el tiempo, su pensión por medio de las Afore será baja.

Por lo tanto, las mujeres de hoy deben pensar muy seriamente en su etapa de jubilación, al reconocer que si los fondos son insuficientes en general, mucho más lo serán en su caso y, por lo tanto, es conveniente un ahorro adicional como complemento.

Es fundamental que desde un principio tenga conocimientos financieros y lleve a cabo su planeación para tener solvencia futura.

Simplemente, ante el mayor número de divorcios es recomendable mantener cierta independencia económica en su matrimonio; determinar con claridad la posesión de los bienes; y contar con ahorro personal para contingencias.

Además son necesarios los conocimientos administrativos, al ser frecuente que la mujer emprenda algún negocio ante el deseo de superarse o por la necesidad apremiante de recursos.

De hecho, la mujer es un actor destacado en la informalidad porque ante la imposibilidad de encontrar trabajo por su disposición de tiempo, se ve forzada a incursionar por su cuenta.

Su reto financiero es enorme. En particular lo que se ha recomendado en este espacio en cuanto a establecer una visión y planeación, es trascendente al ser la mejor manera de alcanzar sus metas y dejar atrás la frustración.

Incluso en el hogar tradicional, vemos ahora a una mujer que administra los recursos, requiere conocimientos y habilidad para decidir cuáles son las mejores opciones.

Regularmente suele ser quien tiene una visión de largo plazo y pone sobre la mesa requerimientos, como la educación de los hijos o el deseo de adquirir una casa.

Este es el último artículo de una trilogía sobre las mujeres en las finanzas personales. Les invito a leer los anteriores en www.elfinanciero.com.mx, en la sección de Opinión.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cuál es el entorno laboral de la mujer?
¿Cuál es el reto en la administración personal de las mujeres?
¿Qué pasó y pasará con los 'ninis'?