Opinión

Cómo conectar ideas y capital

 
1
 

 

500 starups (Cortesía 500 starups)

Daniel Ledesma González.

Presidente del Simposium IMEF 2015.

Los capitales están anhelantes de financiar grandes ideas, los emprendedores están ávidos de conseguir apoyo monetario, ¿qué hacer para conectar a ambos? La respuesta es confianza, pero la confianza se obtiene de la profesionalización en el desarrollo de las propuestas. Desde la investigación hasta el desarrollo de un plan de negocios.

Por ello, una gran idea debe apoyarse en un plan de negocios realista y bien elaborado, así como una amplia información financiera, plan de gobernanza, un estudio de mercado y en algunos casos, validaciones de instituciones de prestigio.

Algunos fondos de inversión como México Ventures, Start-up México y Angel Ventures, se han constituido para apoyar nuevos planes de negocio y así acelerar el crecimiento de la innovación en México, sin embargo, el porcentaje de aprobación es muy bajo. En 2008 Angel Ventures recibió 2,650 solicitudes para conseguir inversionistas, sólo se aceptaron 11 proyectos. Wayra aceptó 20 de 1,344 solicitudes y 500 Startups, 30 proyectos de 600 solicitudes.

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) los problemas para lograr proyectos de negocios de alto impacto son: un sistema educativo que no crea empresas y se enfoca más a la academia, falta de cultura emprendedora en el país y escasez de mentores que guíen los proyectos.

Un ejemplo de gran idea y financiamiento es Alfredo Zolezzi, diseñador industrial chileno quien después de dedicar buena parte de su vida a un sistema para convertir petróleo sólido en petróleo líquido, ideó convertir agua contaminada en agua potable.

Después de invertir buena parte de sus ahorros y de una exitosa prueba piloto en una población pobre de su país, logró que la Fundación Avina, grupo dedicado a fomentar el desarrollo sustentable en Latinoamérica, financiara los siguientes pasos de su proyecto, el cual contempla establecer una corporación multinacional con fines de lucro y brindar tecnología gratuita a una Alianza para el Agua, creada a su vez con la suma de varias organizaciones no gubernamentales. Se vislumbra que para 2016, esta tecnología brinde agua potable a millones de personas en todo el mundo.

Este tipo de planteamientos inspiran a los emprendedores y confirman que no basta con generar ideas, sino además de un acelerador llamado dinero, el cual solamente se consigue con argumentos plasmados en un plan de negocios, armado y desarrollado por profesionales. Todo esto para aminorar riesgos y obtener éxito, es decir, la virtuosa conexión entre ideas y capital.

Bajo esta premisa, es como el IMEF, preocupado por fomentar una economía innovadora y encontrar mecanismos de financiamiento que conecten ideas con capital, organiza del Simposium 2015 del Grupo Ciudad de México, titulado: “Economía de la innovación”, evento que contempla la presentación de diferentes casos de éxito, la proyección de la innovación en México y diferentes modelos de financiamiento y de esta forma responder a qué nos falta para desarrollar ecosistemas de innovación donde las empresas, universidades, organizaciones civiles y gobierno converjan en políticas públicas que aceleren el proceso y creen los incentivos para el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Es de vital importancia para el desarrollo económico del país, conocer nuevos modelos de negocio que permitan una mayor y sostenida generación de riqueza. No hacerlo, nos condenará a bajas tasas de crecimiento y a una permanente dependencia del exterior.

También te puede interesar

“Reconstruyendo el Momento de México”

Cómo impulsar la infraestructura

Bases de mercado eléctrico