Opinión

¿Cómo asegurar la educación universitaria de los hijos?

 
1
 

 

ME. 3 rutas para asegurar la educación de tus hijos.

El incremento de las colegiaturas en las instituciones educativas privadas es un serio problema para los papás cuyos hijos se encuentran en ese proceso, y es un verdadero reto en la planeación financiera personal para quienes tienen niños pequeños.

Hay una gran variabilidad en los costos dependiendo de la carrera y la universidad de la cual estemos hablando; sin embargo, sabemos que en las más prestigiadas un programa completo llega a superar el millón de pesos, sin contar libros, materiales, etcétera.

Si tiene por ejemplo, tres hijos, podría haber un momento en que todos estén cursando un grado universitario, elevando la carga y el riesgo de ser impagable, sobre todo si coincide con alguna situación de inestabilidad laboral, propia de la edad de los padres.

Al tomar la decisión de que ingresen a una institución privada sin considerar este panorama de gastos, se corre el riesgo de generar un endeudamiento importante, que los muchachos trabajen para liquidar su escuela, tomar menos materias, cambien de universidad y, en muchos casos, la combinación de estos cuatro elementos. En el peor de los escenarios, implica el abandono de los estudios.

Si ya sabemos que habrá pagos elevados en una temporada de nuestra vida, es conveniente tomar la previsión correspondiente:

1.- Una opción obvia es un ahorro en el que se tenga muy claro el destino de ese recurso y los montos objetivos para determinado tiempo.
En este caso, debemos estar muy pendientes de que los rendimientos sean aceptables para que compensen la elevación de las tarifas. Esto funciona muy bien para personas constantes y previsoras.

2.- Algunas instituciones ofrecen la alternativa de comprar por adelantado colegiaturas lo cual evita la elevación de los costos.
Regularmente, permiten la devolución de ese dinero si los muchachos optan por otra escuela. En este caso, se está “apostando” a que los precios aumentaran más rápido que una inversión financiera.

3.- Otra buena posibilidad es contratar un seguro escolar que incluya dos elementos básicos: la cobertura ante el deceso de los padres y una recuperación cuando los jóvenes estén en la edad universitaria. En la medida que la contratación se realice cuando son muy pequeños, se aligera el pago y se “fuerza” a destinar un monto para este propósito.

Recuerde, no es necesario contar con todo el recurso cuando los hijos inician el proceso universitario, pero cuanto mayor sea la cobertura, se asegura de que podrán terminar sus estudios sin problemas.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Por qué el diferencial es tan alto entre tasas de ahorro y préstamo?
¿Cómo enfrentar el desafío de las jefaturas femeninas?
¿Cuál es el entorno laboral de la mujer?