Opinión

Cómo arruinar tus finanzas en pocos pasos

13 marzo 2013 9:19

 
En este espacio se hacen con frecuencia recomendaciones sobre la mejor manera de llevar las finanzas personales, pero llamó poderosamente mi atención el mail de un lector que preguntaba cuáles serían las acciones para generar un quebranto; es decir, hacer justamente lo contrario de una buena práctica administrativa.
 
Les comparto la contestación de este correo electrónico y los invito a comparar este comportamiento con la forma cotidiana en la que muchos deciden.
 
Lo obvio para sufrir problemas financieros a la larga es tener un exceso de gasto y una consecuente falta de ahorro; sin embargo, vale la pena puntualizar.
 
Lo primero, y más importante, para arruinar tus finanzas y viabilidad económica es desconocer a dónde se va el dinero, y para ello es necesario gastar sin miramiento ni control.
 
No se te vaya a ocurrir hacer algún tipo de presupuesto para priorizar tus necesidades y el ahorro déjalo para cuando sobre algo, así estarás seguro de carecer de un plan de contingencia.
 
En caso de percibir un ingreso alto y registrar excedentes de dinero, deposítalos en uno de tantos bancos donde los rendimientos están por debajo del proceso inflacionario o bien elige alguna opción de muy alto riesgo que desconozcas por completo la forma de operar.
 
Tarde o temprano empezarás a mostrar un desbalance, porque fallas en el pago de tus compromisos cotidianos; despreocúpate, porque entonces aplicas el siguiente paso, que es completar con tu tarjeta de crédito.
 
Si no la tienes, el sistema financiero se encargará de empezar a ofrecértelas, sobre todo cuando detecte que sólo liquidas los mínimos requeridos y dejas acumular las deudas.
 
Con seguridad, los saldos de las tarjetas se irán llenando, pero falta todavía para el quebranto total, porque tienes la opción de apalancarte con otras que te vayan otorgando y sumar las departamentales, además de complementar con créditos personales con base en tu nómina.
 
De la liquidez ni te apures, ahí están los cajeros automáticos, de donde tienes la opción de retirar dinero con las mayores comisiones.
 
Un punto fundamental para arruinar tus finanzas es que vivas en un nivel socioeconómico por arriba del que puedas manejar; esto es posible porque te endeudas para casa, carro y consumo.
 
Adquiere un auto de lujo, celular última generación, televisión con la mejor tecnología y ocupa servicios de primer mundo. Por supuesto, inscríbete en buenos clubs, aunque faltes con regularidad y lleva a cabo todas tus comidas fuera de casa.
 
No adquieras seguros de ningún tipo, porque si tienes una contingencia podrás sufrir mayores problemas y avanzar en la insolvencia.
 
En el camino a la quiebra, te encontrarás que ya estás en el Buró de Crédito, los bancos te cancelaron todas las líneas de endeudamiento y te estarán hablando a todas horas los despachos de cobranza, con la amenaza de sacarte de tu casa y quitarte el carro; además de molestar a todos aquellos que diste como referencia en la solicitud.
 
Bien, todavía falta un poco, pues tienes la posibilidad del empeño y malbaratar todas esas cosas que compraste en tu impulso de alcanzar otras esferas sociales. Cuando hayas terminado con los bienes, podrás optar por los agiotistas, que además de cobrar tasas prohibitivas te amenazarán con tu integridad física si dejas de pagarles.
 
En caso de que quieras acelerar el proceso, las opciones son variadas y puedes decidir emprender el camino de los juegos de azar en los casinos y viajar por todo el mundo a meses sin intereses.
 
Para garantizar que el efecto de tu quebranto es de largo plazo, verifica que dejaste de ahorrar para el retiro y así llegarás a ser un anciano pobre.
 
Por más grotesca que parezca esta historia se acerca a la realidad de muchas personas, que sin el menor control llegan a extremos en donde la afectación trasciende lo económico y termina con la disolución de la familia o con litigios legales.
 
Si esta historia resulta conocida y se ve reflejado algún amigo (no usted, por supuesto), cuéntele el final y tal vez decida emprender otras opciones menos dolorosas.
 
Twitter y Facebook:
@finanzasparami
www.finanzasparami.com
atovar@finanzasparami.com