Opinión

¿Cómo afecta a México
la menor calificación
de Brasil?

1
 

 

brasil

En días recientes Standard & Poor’s redujo la calificación soberana de Brasil en un escalón, para situarla en BB+ con perspectiva negativa, que aunque ya se esperaba desde hace tiempo sí causó un impacto en los diferentes mercados financieros. Por ejemplo, destacan el deterioro del tipo de cambio del real y de la tasa de interés, además de que el gobierno anunció que pospuso una colocación de deuda que estaba próxima a realizar. Para el presente año se espera que esa economía tenga una caída de 3.0 por ciento, un déficit fiscal cercano a 7.0 por ciento y una inflación de 10 por ciento con tasas de interés de 15 por ciento.

Esto se suma a la reducción que ya le había hecho la calificadora Moody’s unos días antes, aunque la situó en un escalón superior. Por su parte, Fitch tiene a Brasil en una calificación que está todavía con grado de inversión, pero con una perspectiva negativa, lo que significa que le bajará la calificación en el mediano plazo, si continúa el mismo escenario.

Aunque parece que una reducción de un nivel no es muy fuerte, existe el problema de que queda por debajo del mínimo que se necesita para ser considerado como grado de inversión, quedando en el denominado grado “basura” o especulativo. Es conveniente recordar que la mayoría de los grandes fondos de inversión y de pensiones sólo pueden poseer instrumentos de deuda que estén calificados por arriba de este nivel, es decir con grado de inversión. Como resultado de esta baja se realizará la venta de bonos a un menor precio, lo que es equivalente a tasas de interés más elevadas, sobre todo las de largo plazo.

Como las grandes empresas y fondos de inversión global toman sus decisiones por zonas geográficas del mundo, la baja de la calificación de Brasil reduce las opciones de inversión que pueden realizar en Latinoamérica, ya que son muy pocos los países que todavía tienen grado de inversión, como son Perú, Panamá, Colombia, Chile o México. Pero como podrá verse el tamaño de estas economías, con excepción de nuestro país, son muy inferiores a la magnitud que tiene el gigante sudamericano. Es por lo mismo que estos inversionistas están viendo con gran cuidado e interés la posibilidad de incrementar sus inversiones en nuestro país, para así mantener sus recursos en esta parte del continente. Hay que destacar que la calificación de México se encuentra tres niveles por arriba de la brasileña.

Sin embargo, en semanas pasadas Moody’s puso la calificación de Pemex en revisión para una reducción, lo cual ha hecho temer a los mercados que esta baja pudiera impactar a la calificación soberana.

Es por lo anterior que el presupuesto del sector público para 2016 será analizado con gran cuidado, tanto por parte de las calificadoras de crédito como por los inversionistas interesados en modificar sus portafolios. Dos temas que serán relevantes será la capacidad de lograr elevar el crecimiento económico y el comportamiento esperado de la deuda pública, sobre todo por su fuerte incremento en los pasados años. Si se percibe que se mantendrá la estabilidad macroeconómica en el futuro, con mayor crecimiento económico, podría incrementarse la inversión extranjera en nuestro país, pero esto depende mucho de lo que se acuerde en el Congreso en las siguientes semanas.

El autor es economista.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Se presenta el paquete económico 2016
Se cumple el tercer año del sexenio
Sigue el ajuste global impactando a México