Opinión

Comercio exterior, 
más allá de los acuerdos

1
 

 

puerto

En su reciente visita a Europa el presidente Peña Nieto propuso revisar y relanzar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE) que se firmó en 2000. Razones no faltan, dado que el comercio de México con ese bloque regional no ha dado los resultados esperados; entre ese año y 2014 la participación en el comercio total de México (importaciones más exportaciones) sólo aumentó de 6.1 por ciento a 8.1 por ciento. Aún más importante, la UE está negociando un tratado de amplio alcance con Estados Unidos, lo que podría eliminar diversas ventajas que hoy tiene México, lo que requiere una actualización del acuerdo con el bloque europeo.

Una situación similar se presenta con la negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) con un bloque de países de la región Asia-Pacífico, en el que también participan México y Estados Unidos. Aunque desde la óptica estadounidense los procesos se han complicado, debido a que el Congreso de ese país no ha aprobado la autorización fast track al presidente Obama que le permitiría someter a aprobación (sí o no, sin enmiendas del Congreso) esos tratados. Todo indica que será cuestión de tiempo para que Estados Unidos alcance acuerdos comerciales con esos dos grandes bloques económicos.

Sin embargo, para la política comercial de México no todo es o debería centrarse en acuerdos de libre comercio que impulsen el intercambio de bienes y servicios con el exterior y potencien sus beneficios.

Recientemente la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos (OCDE) dio a conocer un análisis del impacto potencial en los costos del intercambio de mercancías que generaría la instrumentación del denominado Acuerdo para Facilitar el Comercio (TFA, por sus siglas en inglés) que se firmó en el seno de la Organización Mundial de Comercio (véase www.oecd.org/trade). Según la OCDE, ello significa una oportunidad para mejorar la velocidad y eficiencia de los procesos comerciales en las fronteras, lo que reduciría los costos e incrementaría la participación en las cadenas de valor para los países participantes. En ese sentido, estima que la puesta en marcha del TFA podría disminuir los costos del comercio mundial entre 12.5 por ciento y 17.5 por ciento, y en 11.8 por ciento para los países miembros de la OCDE entre los que está México.

Además, en ese análisis la OCDE realiza una comparación para 152 países de 11 indicadores sobre la situación actual de las facilidades para el comercio. Con respecto a los miembros de esa Organización, México se ubica arriba del promedio en cuatro indicadores que corresponden a procedimientos aduaneros (claridad y automatización) y cooperación aduanera transfronteriza tanto interna como externa; y en un nivel similar en tres indicadores relativos a la simplicidad de la documentación requerida para operaciones de comercio exterior, a la gobernanza de las instituciones aduaneras (estructuras y funciones), así como al involucramiento y consultas con la comunidad comercial. En contraste, el país se sitúa por debajo del promedio de la OCDE en cuatro indicadores, donde existe espacio de mejora: disponibilidad de la información en materia de comercio, indicador que registra el mayor rezago; claridad de la reglamentación (clasificación de bienes, origen, métodos de valuación de las mercancías, tiempos de respuesta, etcétera); procedimientos de apelación ante las decisiones de la autoridad administrativa; y en las cuotas y cargos que se establecen para las exportaciones e importaciones.

Sin dejar de reconocer los avances del Servicio de Administración Tributaria en materia aduanera en los últimos años, es evidente que todavía hay mucho por hacer. No sólo se trata de reducir las barreras arancelarias y no arancelarias para el intercambio de mercancías, objetivo central de los acuerdos de libre comercio, sino de remover las barreras burocráticas y los costos asociados (formales y no formales) que inciden en los flujos comerciales. La OCDE ya apunta los ámbitos en los que se pueden focalizar las acciones.

También te puede interesar:
Pendientes de la nueva Cámara
Los pilares de las reformas
Uber y el libre mercado