Opinión

Colombia, muestra del desencanto

  
1
 

  

Gana el no en plebiscito en Colombia. (Reuters)

En Colombia fallaron las encuestas, pero más allá de eso, falló la visión a favor de la paz. Las sorpresas han sido muchas en los últimos días: primero el Brexit en Gran Bretaña, ayer el país sudamericano, y qué pasará con las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos.

Muchos aseguran que ganará Hillary Clinton, pero como señala Fausto Pretelin, especialista en temas internacionales, las encuestas están fallando a nivel mundial; además, en Estados Unidos medir el voto popular no es exactamente igual al voto electoral, y al parecer el mundo está demostrando ir en contra del sentido común.

El acuerdo de paz era vinculante con el plebiscito, por lo que es difícil saber qué pasará después de esta cerrada elección, en la que ganó el abstencionismo.

El expresidente Álvaro Uribe, el gran triunfador político de esta jornada, al dar su voto habló en contra de los acuerdos de paz al señalar que: “La paz es ilusionante, los textos de La Habana son decepcionantes”.

Y así, a pesar de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, haya asegurado que el cese bilateral del fuego seguirá vigente, este país navega en la absoluta incertidumbre, ya que en toda la negociación de los acuerdos de paz, las partes dejaron claro que no había espacios para renegociar nada.

Y como señala Pretelin Muñoz de Cote, la presidencia de Santos Calderón queda totalmente debilitada a dos años de que termine su mandato y cualquier decisión que tome, ya sea su renuncia o aferrarse al poder, tendrá fuertes repercusiones para los colombianos.

Lo sucedido en Colombia merece un profundo análisis, pero ahora se observa que el voto urbano, tan lejos de la guerra y la zona de conflicto, se acostumbró al problema y no le interesó cambiar la perspectiva.

También que molestaron a los ciudadanos las prebendas y los cargos políticos que se darían a los guerrilleros. Pero sin duda lo más importante es el desencanto por la política que se muestra a nivel mundial, como comenta Fausto Pretelin.

NO PERDAMOS LA SENSIBILIDAD
Los tenemos en una guerra en la que deben cuidar en todo momento los derechos humanos del contrincante y se juegan la vida sin que haya un enemigo de otra nación.

En el homenaje póstumo a los cinco militares caídos en el cumplimiento de su deber el viernes pasado, el secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, calificó a los criminales como bestias con armas de alto calibre y aseguró que pagarán su crimen.

Los mexicanos no debemos acostumbrarnos a esta realidad como sucedió en Colombia, y debemos tener muy presente que los militares que han caído en esta guerra son seres humanos con familias, como cualquiera de nosotros.

MURIÓ COMO VIVIÓ
Luis González de Alba, escritor, dirigente del movimiento de 1968 y colaborador del primer manifiesto mexicano de defensa de los homosexuales, se quitó la vida ayer, precisamente un dos de octubre, fecha para la cual dejó escrita, desde el 4 de agosto, su última columna.

Escritor agudo y crítico, González de Alba mantuvo su coherencia hasta el último momento y en su última entrega recordó los dos grandes hechos que marcaron su vida, la homosexualidad y el movimiento estudiantil por el que estuvo preso por dos años en Lecumberri, donde reitera que escribió la crónica, en la que posteriormente Elena Poniatowska basó su libro La noche de Tlatelolco. Descanse en paz.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Adelgaza Presupuesto contra obesidad
Más vale donar que transparentar
¿Solos contra el fuero?