Opinión

Cocoa vs La Tuta


 
¿Qué hay detrás del enfrentamiento entre la senadora Luisa María Calderón, hermana de Felipe Calderón, y Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", capo del cártel “Caballeros Templarios”? ¿Acaso es gratuito o casual que hoy sigan enfrentados el jefe del cártel que más ha desafiado al Estado mexicano y la aguerrida hermana del presidente que le declaró la guerra? Bien a bien no lo sabemos, pero huele muy mal.
 
La revelación del más reciente video de "La Tuta", donde asegura que Luisa María Calderón ha pedido ‘favores’ más de una vez a los templarios, atiza la polémica desatada por la propia senadora apenas terminada la elección para gobernador que perdió, en 2011.
 
A diferencia de la señora Calderón, Servando Gómez Martínez, "La Tuta", da nombres, datos, fechas y reta a las autoridades a comprobar sus dichos. Además, presenta un video -no sabemos si auténtico o no-, donde se habla de supuestos contactos o mensajes intercambiados con la senadora.
 
Luisa María Calderón, en cambio, ha lanzado acusaciones contra distintos personajes. A veces sin dar nombres, fechas, lugares o mayores datos, y siempre sin pruebas.
 
No perdamos de vista que en el sexenio anterior, cuando Marisela Morales estaba al frente de la Procuraduría General de la República, una evidencia como el video de La Tuta fue motivo suficiente para presentar cargos, realizar espectaculares operativos de captura, fastuosas presentaciones ante los medios de comunicación y arraigar durante semanas o meses a decenas de personas que, al final, fueron liberadas por falta de pruebas.
 
Es decir, bajo la política del sexenio anterior, Luisa María Calderón ya estaría siendo perseguida por la justicia, de no haber sido hermana del presidente. No olvidemos el abuso criminal de la figura del arraigo -que raya en lo ilegal- que se hizo en el gobierno calderonista. Recordemos que cientos de personas fueron perseguidas judicialmente simplemente por haber sido mencionadas por algún testigo protegido de dudosa credibilidad. "La Tuta" goza de esa misma dudosa credibilidad, pero al menos dio detalles, nombres, fechas, etcétera.
 
Sus acusaciones no son poca cosa. Afirma que Luisa María Calderón le pidió al cártel liberar a su primo Alfonso Reyes Hinojosa, supuesto dueño de casas de cambio en Michoacán, quién había sido ‘retenido’ por negarse a pagar una deuda de 30 millones de pesos.
 
Asegura también que un presunto amigo íntimo de la senadora Calderón, llamado Carlos Mejía Villaseñor, debía 12 millones de dólares a “la empresa” (tal vez se refiere al cártel de los templarios) que había pedido para construir un fraccionamiento y, supuestamente, la hermana del expresidente Calderón pidió el favor para perdonar esa deuda.
 
Involucra a Juan Luis, también hermano de Felipe Calderón Hinojosa, y a un excandidato panista a diputado local por Apatzingán, Francisco Javier Girón del Toro, quién habría sido el mensajero entre "Cocoa" y "La Tuta".
 
¿Será cierto? es una pregunta que requiere respuestas claras, contundentes, sin ambigüedades. Esperemos que los involucrados respondan.
 
Hasta el lunes.
 
 
Twitter: @cachoperiodista