Opinión

¿Coca sin gas en Brasil?

 
1
 

 

De Jefes.

Este año el negocio de Coca-Cola FEMSA luce prometedor en México. Con todo y el impuesto a la gula, espera que sus volúmenes crezcan 2.5 por ciento.

En Brasil el escenario ofrece retos. La expectativa es negativa ante una confianza del consumidor muy baja por la recesión que enfrentan los sudamericanos.

Pese al negro panorama, el gran embotellador de Coca-Cola se propuso mantener estables sus volúmenes. ¿Su fórmula? Presentaciones de tamaño familiar, como las botellas retornables de dos litros.

Después de México, Brasil es el segundo mercado más relevante para la firma que preside José Antonio Fernández.

En Citigroup estiman que este año le aportará casi 20 por ciento de su flujo operativo, con todo y recesión.

PEMEX NO ES RIESGO (TODAVÍA)
Por si andaba con el pendiente vamos a decirle qué opinan las calificadoras. El aumento de 40 por ciento que registró la deuda de Pemex en 2015 no pone en riesgo la calificación soberana de México.

Puede usted preguntar por ejemplo a Fabiola Ortiz, experta en deuda de Standard and Poor’s. En su oficina la cosa la ven al revés respecto de la perspectiva de algunos analistas que habían puesto el ojo en el asunto.

Si eventualmente revisan la calificación soberana de México, ajustarán la de Pemex como uno de los elementos consecuentes. Por lo pronto, no hay revisiones.

Intercepte también a Mauro Leos, analista de Moody’s y atinado crítico de la economía nacional, quien sostiene que la capacidad fiscal y fundamentales del país para entrar a mercados de deuda son muy sólidos.

¿Por qué las dudas? Considere que Nymia Almeida, la encargada de Moody’s en darle marcaje personal a Pemex, dijo recientemente que los lazos entre el gobierno y Pemex se fortalecieron. ¿Qué quiso decir?

LA RECONQUISTA DE OHL
Luego de los audios sobre presuntos actos de corrupción de OHL México, la empresa busca recuperar la confianza de los inversionistas.

Desde que salió a la luz la primera grabación, el valor de las acciones cayó 34 por ciento.

El primer paso del grupo que dirige Sergio Hidalgo para mantener y atraer inversionistas es el pago de un dividendo de 40 centavos de peso por acción. Sin embargo, esta medida fue cuestionada por analistas que consideran que antes debe de invertir en algunos proyectos.

La segunda medida que la empresa tomará es el fortalecimiento de su área de atención a clientes para estar más cerca de los usuarios de sus carreteras. Y la tercera es la creación de la Fundación OHL México, para reforzar sus programas de responsabilidad social. Limpiando conciencias, pues.

También te puede interesar:
Ahí viene el lechero
Oficina en la playa
La renovación del rey