Opinión

Cobradores en la mira,
¿fin a sus excesos?

Los excesos en que han caído varios despachos de cobranza contratados por bancos para recuperar los créditos vencidos han llegado al límite de exhibir fotografías del deudor en las tiendas del barrio e, incluso, afuera de las tiendas Oxxo.

Así como lo lee, en la delegación Iztapalapa del DF, por ejemplo, los cobradores de Banco Azteca, en una tienda de conveniencia, colocaron la foto del deudor. No sólo eso, sino que en el amedrentamiento público incluyen una leyenda que menciona “no le presten a esa persona porque no paga”.

La rudeza en el cobro que realizan los despachos de cobranza que contratan los bancos no es algo nuevo, ya que incluso violan los derechos de protección de datos al buscar a las referencias bancarias para cobrar al deudor. Esta práctica ya ha originado multas por parte del IFAI a algunos bancos.

Las quejas en contra de los despachos de cobranza es uno de los temas que más atiende la Condusef, pues si bien están en su derecho de cobrar y recuperar el adeudo, las formas no son las más adecuadas.

Según registros de la Condusef, las quejas de los usuarios –en un 75 por ciento– son porque el cliente que buscaban no era el deudor; un 18 por ciento porque recibieron maltrato de los cobradores, y el restante 7 por ciento porque el crédito ya había sido pagado y seguían cobrándolo.

Aun cuando hay una firma de convenio entre la Condusef y los despachos de cobranza agrupados en la Asociación de Profesionales en Cobranza y Servicios Jurídicos, la autoridad reconoce que no es suficiente, por lo que la Condusef elabora las disposiciones de carácter general en materia de despachos de cobranza.

En el documento, las entidades financieras deberán registrar con qué despachos trabajan, lo cual permitirá identificar al banco que busca recuperar su cobro, a fin de que el usuario, vía la Condusef, pueda acudir de forma más directa a la institución para aclarar el tema.

También con estas medidas podrán supervisar las actividades de cobranza realizadas por los despachos y evitar, con ello, que terceros, como son las referencias bancarias, sean molestados.

Lo que hoy está en el convenio buscan que sea plasmado en ley, para que de esa forma se evite que los deudores reciban documentos que aparentan ser escritos judiciales, pero fundamentalmente para que dejen de exhibir en listas negras, cartelones, o anuncios al moroso.

Sin embargo, el fin de los excesos parece no estar tan cerca cómo se quisiera, pues aún cuando Condusef los podrá supervisar, no queda claro si podrán multar a los bancos que tengan despachos de cobranza que violen estas disposiciones o cual será la sanción a estas empresas, por lo que en este tema la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus