Opinión

Coacción para el voto

 
1
 

 

TV Mover a México.

Aparecen por todas partes, denuncias, señalamientos, ataques como simulación o mancha, o como acusación comprobada.

Los partidos han iniciado la guerra electoral y como tristemente sabemos en este país, todo se vale.

La entrega de despensas, tarjetas, aparatos electrodomésticos, vales y otros múltiples artículos para promover campañas y candidatos, violan la ley electoral y nos regresan al más primario y corrupto ejercicio partidista.

Desde hace décadas se habla en este país de compra de votos, coacción, coerción electoral para influir y garantizar –si acaso fuera posible– votos de grupos, gremios y organizaciones. Los que militaron en la oposición contra el PRI por años, fueron elocuentes denunciantes de estas desviaciones, para repetirlas renovadas y transformadas años después.

El Partido Verde nació como una organización que criticó y denunció insistentemente las corruptelas de aquel PRI de los 80 y 90. Hoy está acusado, sancionado formalmente por ejercer prácticas no sólo antidemocráticas, sino ilegales y corruptas. Desde el año pasado el Verde distribuyó tarjetas para la compra de comestibles o crédito para electrodomésticos, un mecanismo semejante al denunciado contra el PRI en las campañas de 2012. Las tarjetas del caso Monex probaron un mecanismo eficiente para hacer llegar dinero o paquetes de bienes y servicios a cambio de votos prometidos. Hoy el PVEM ha repetido una práctica denunciada ante el entonces IFE, con comisión de investigación en la Cámara de Diputados y que, para variar en la larga e ignominiosa historia de impunidad mexicana, no pasó nada, no concluyó la investigación, se cerró la comisión y nunca hubo culpables ni consignaciones.

Con cinismo, el Verde repite el camino a pesar de las no pocas multas, sanciones y exigencias que el nuevo INE le ha impuesto.

Pero no es el único partido que incurre en estas prácticas.

Apenas hace un par de días, reporteros de Reforma descubrieron un gimnasio cerrado en la Delegación Cuauhtémoc repleto de despensas. Evidencia clara de que esas despensas tienen un propósito y un destino, las autoridades delegacionales reaccionaron con furia, persiguieron y arrestaron a los reporteros. El PRD capitalino no es pues, distinto a los otros que se valen de estos instrumentos en temporada electoral.

El PRI, maestro creativo de estas y muchas otras magias electorales, ahora en el ejercicio del poder federal, se ha valido de la entrega de televisores –obligados por ley– en la coyuntura del salto analógico al digital. Cuando los aparatos y sus conectores llegan a los hogares mexicanos –13 millones a ser entregados en la primera etapa– van recubiertos con envolturas que exhiben con orgullo y cinismo el “Mover a México” que distingue la campaña del hoy presidente y su propio gobierno. Es decir, entregar los aparatos no es una obligación de ley o un programa de gobierno, sino un acto de proselitismo y coacción encubierta: cumplo con mi obligación, pero al mismo tiempo promuevo al gobierno, al partido y de forma indirecta a todos mis candidatos.

Con el lento aparato del Tribunal Federal Electoral, cuando alguien presenta una denuncia concreta, se inicia una investigación, se buscan pruebas, testigos y se sigue todo el proceso, el tiempo transcurrido es tanto que prácticamente las evidencias han desaparecido. No hay fallo, ni consignación, ni culpables.

A lo largo de los siguientes 60 días, abril y mayo, seremos testigos de múltiples acusaciones en esta dirección. Morena ha señalado a la hija de Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Social en el gobierno federal, de utilizar recursos de la Sedesol en su campaña a asambleísta capitalina. Aparentemente Mariana Moguel Robles ha repartido recursos y despensas en las delegaciones Tláhuac y Xochimilco en su campaña a la Asamblea del DF.

El 30 de mayo haremos un recuento de estas denuncias y acusaciones y veremos las que atiende y sanciona el Tribunal y el propio INE.

Cuando hayan reunido evidencias suficientes, encontraremos que los infractores ejercen ya puestos de elección popular con el respectivo fuero de los legisladores. Habrá eventuales sanciones a sus partidos y sus campañas, tardíos e inútiles, porque ellos ya consiguieron su objetivo: un cargo de elección popular.

Twitter: @LKourchenko

También te puede interesar:
Arrancan presidenciables
Chuayffet y la CNTE
"Fuera Dilma"