Opinión

CNTE y AMLO van por ésta, y la presidencia

   
1
  

  

AMLO en la marcha de apoyo a la CNTE. (Alejandro Melendez)

Sería una derrota para México si en el nuevo diálogo del gobierno y la CNTE se pone a discusión la reforma educativa.

¿A santo de qué la CNTE, que es una minoría, va a imponer sus criterios sobre lo que debe ser la educación en el país?

Han conseguido ese objetivo únicamente porque son violentos y no les da miedo enfrentar a la policía.

Los que asaltan tiendas, roban camiones, autobuses y vehículos particulares, incendian edificios, rapan a otros maestros que dan clases y humillan a policías, van a delinear la política educativa de México.

Quienes tienen el peor desempeño académico de la república van a trazar el nuevo modelo educativo.

¿Qué nos pasa?

Los propagandistas de la CNTE lo dicen con fingida inocencia: “hay que escuchar a los maestros”.

Sí, pero “escucharlos”, en su lenguaje, implica hacer lo que ellos manden.

Ya se les escuchó por meses en la Secretaría de Gobernación. Se sabe lo que quieren –al menos lo que dicen que quieren–, y es derogar la reforma educativa.

Ahora insisten en la anulación de la reforma, y se les “escucha” porque tienen la particularidad de ser violentos.

Mediante el uso de la fuerza tienen bloqueadas carreteras en Oaxaca y Chiapas, vías férreas en Michoacán y estrangularon por segundo día la Ciudad de México.

Les dijeron que sí a discutir la educación en el país con las máximas autoridades en la materia, y aún así continuaron con su labor de ataque a la libertad de tránsito de la población, a la práctica del comercio y al transporte de personas y mercancías.

Es decir, ni dándoles esas concesiones bajan la pistola que tienen en el pecho del país.

Van por la caída de la reforma educativa para demostrar su fuerza e imponer su voluntad mediante métodos violentos.

Lo mismo van a hacer cuando, a través de movilizaciones y estrangulamiento del país, quieran imponer a su presidente de la República, luego de que otra vez se diga víctima del fraude electoral.
Resulta plausible que el gobierno no caiga en la provocación de causar una matanza, pero de eso se aprovechan para doblegarlo.

Ven contra las cuerdas al gobierno y por eso toman carreteras y ciudades.

Lo hacen engañados con el cuento de que la reforma es para “privatizar la educación” y quitarles sus plazas, como les ha mentido López Obrador.

Si un maestro no pasa la evaluación, se le capacita y la presenta de nuevo. Si tampoco la pasa, se le vuelve a capacitar y por tercera vez hace la prueba. Si en esa tampoco aprueba, no se le despide, sino que se le reubica en áreas administrativas porque no tiene vocación ni conocimientos para enseñar.

López Obrador y los líderes de la CNTE –que manejaban los ascensos y miles de millones de pesos– les han mentido diciéndoles que van a perder sus plazas y que todo es para “privatizar la educación”.

Sería trágico para generaciones de mexicanos que se echara atrás la reforma educativa, por la presión violenta de una minoría.

Resultaría imperdonable que esos vándalos que actúan engañados dicten la política educativa del país, luego de que tienen a sus entidades en los últimos lugares de desempeño académico.

Y sería la puesta en bandeja para que López Obrador tome la presidencia en 2018 sin la necesidad de ganar las elecciones.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
AMLO quiere muertos
La candidatura del PAN
La locura puede ganar