Opinión

CNTE quiere seguir manejando millones

15 julio 2015 12:59
1
  

 

CNTE Michoacán

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, grupo disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tomó el poder en Oaxaca hace algunos años gracias a gobernadores priistas que le dieron fuerza para utilizarlos contra el sindicato de maestros, uno de cuyos más recientes líderes fue Elba Esther Gordillo. La CNTE, comandado por líderes de izquierda, se convirtió en un Frankenstein, que tomó fuerza propia y se lanzó hasta contra sus creadores.

El poder de la CNTE radica en que sus líderes deciden qué maestros ocupan plazas, a dónde mandarlos, a quiénes les dan “comisiones” para que cobren sin dar clases y a quiénes ascensos. Los inconformes no tienen ascenso, los mandan a rancherías lejanas, y si insisten en cuestionar decisiones de los líderes les quitan su plaza.

El poder de la CNTE además implica el manejo arbitrario, sin rendir cuentas, de miles de millones de pesos anuales. Cantidades mayores a la que manejan 99 por ciento de los empresarios en México.

La CNTE se opone radicalmente a la reforma educativa, que implica otorgar plazas y darles ascensos a quienes salgan mejor evaluados, porque esos cambios en automático le quitan el poder a sus líderes de decidir a quién asignarle y quitarle plazas o dársela en un lugar cercano o lejano a su hogar u otorgarles o negarles un ascenso.

La reforma educativa recupera para el Estado el control de la educación básica en México, lo que implica que los sindicatos ya no serán quienes decidan qué se hace o no en ese nivel educativo. Si la reforma educativa entra en vigor completamente, los líderes no podrán asignar plazas ni tendrán ingresos que en algunos casos exceden a los del gobernador del estado de Oaxaca y varias veces superiores a los de la mayoría de maestros.

Más allá de posiciones ideológicas de izquierda, que les asegura el apoyo o tolerancia de todos los académicos e intelectuales de izquierda, quienes no critican sus actos delictivos y vandálicos, su verdadera lucha es por seguir manejando a su arbitrio las plazas de miles de maestros que extorsionan y los obligan a asistir a marchas en lugar de dar clases, para presionar al gobierno y lograr que les permita seguir lucrando y desviando miles de millones de pesos tomados de los impuestos, sin dar cuentas a ninguna autoridad.

El autor es profesor de economía política.

Twitter: @luispazos1

Mail: lpazos@prodigy.net.mx

También te puede interesar:
​De la democracia a la demagogia
​Demagogia en la distribución de la riqueza
De Grecia a Venezuela