Opinión

CNTE otra vez


 
 
Hoy miércoles, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) intentará, como lo anunció, reinstalar su plantón en el Zócalo y nuevamente pondrá a prueba al Estado Mexicano..
 
Lo visto el viernes pasado, cuando la autoridad decidió, por fin, hacer uso legítimo de la fuerza para restablecer el orden público, rompió el tabú de la represión construido a raíz de la matanza del 68 y el Halconazo del 71.
 
 
Por supuesto, no faltaron las voces irresponsables que, aún pasado todo el fin de semana, se atrevieron a comparar los hechos del viernes cuando, en una acción coordinada, granaderos del Distrito Federal y elementos de la Policía Federal desalojaron a los militantes de la CNTE en unos cuantos minutos y sin un solo muerto o herido grave, con las matanzas del 68 y 71. ¡Nada que ver!
 
 
Esas mismas voces ‘intelectuales’ ignoran –o hacen como que ignoran– que es una o-bli-ga-ción del gobierno hacer uso de la fuerza cuando se altera el orden público en detrimento de los derechos y libertades ciudadanas.
 
 
Esas voces ‘moralmente autorizadas’ parece que olvidaron que hace pocos meses criticaban implacablemente, y con razón, la práctica de heredar las plazas magisteriales del SNTE, o sea, el sindicato oficial, y ahora se erigen como defensores de los derechos laborales de los ‘profesores’ de la CNTE, es decir, la disidencia.
 
 
Déjenme entender: ¿los ‘maestros’ de la CNTE, sólo por ser disidentes, sí tienen derecho heredar sus plazas y los del sindicato no? ¿No es igualmente reprobable esa práctica corrupta en unos y otros? ¿Los del SNTE sí deben ser evaluados conforme lo dicta la reforma educativa y los de la CNTE no, sólo por estar contra el gobierno? ¿Y el derecho a la educación de los niños que no han tenido clases todo un mes y que casualmente son de los más pobres del país?
 
 
¿Esas mentes tan brillantes y respetadas no saben quiénes mandan realmente en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación? ¿No conocen los nexos entre la CNTE y el Ejército Popular Revolucionario (EPR)? ¿Ignoran los intereses millonarios detrás de la disidencia magisterial, similares a los del sindicato? ¿Ignoran que a la CNTE le importa más su agenda política, económica y judicial que la educativa?
 
 
¿Acaso no saben esos mexicanos de ‘élite’ que la solución, momentánea, del conflicto con la CNTE pasa por liberar a sus militantes encarcelados por secuestro?
 
 
Esperemos a ver lo que harán hoy la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y el gobierno. Pienso que después de que el viernes pasado la autoridad se atrevió a ser eso, au-to-ri-dad, no debe dar marcha atrás. No se trata de reprimir la libertad de expresión o la libre manifestación de las ideas, sino de algo muy simple: evitar que el derecho de unos pocos transgreda el derecho de los demás.
 
 
Hasta el viernes.
 
 
Twitter: @cachoperiodista