Opinión

Clinton, Zavala, Herrera y...

   
1
  

  

Margarita Zavala

No obstante la neumonía que padece Hillary Clinton, su candidatura a la Presidencia de Estados Unidos tiene muchas probabilidades de alcanzar el triunfo en las elecciones del próximo 8 de noviembre y con ello, en un efecto dominó, se empoderarán otras mujeres en el continente.

Bajo esta premisa se pueden ubicar las trayectorias de Ana Lilia Herrera, en el Estado de México, y Margarita Zavala, en la Presidencia de México.

Dirán los avezados en el tema que para que este pronóstico se pudiera dar, primero deben ocurrir una serie de eventos que permitan a nuestro país tener a dos mujeres gobernantes, una en la entidad con mayor número de electores y otra como titular del Ejecutivo federal.

En estos momentos, en un ejercicio hipotético en una casa de apuestas, diríamos que la esposa de Felipe Calderón tiene un 20 por ciento de posibilidades para que se haga realidad su aspiración; en cambio, la secretaria de Educación del gobierno de Eruviel Ávila está repuntando y se dice que podría representar una opción ganadora para el PRI y sus aliados.

En ese escenario político, una cosa es segura, los procesos electorales ya no son exclusivos de los hombres, las mujeres han abierto con su trabajo las oportunidades y es muy probable que su primera gran oportunidad de participación política la veamos en 2017 y 2018, donde enfrentarán retos formidables y seguramente también innumerables obstáculos.

En cuanto a Estados Unidos, la señora Clinton resultó ser una pésima candidata, lo que ha permitido a Trump crecer. La exprimera dama tiene el enemigo en casa: sus enfermedades, las acusaciones que enfrenta por el manejo de temas de seguridad en su correo electrónico personal, las aportaciones económicas a su fundación, son obstáculos que tendrá que vencer para reforzar su proyecto político.

Empero, seguramente el boquiflojo republicano volverá a tropezarse con otras de sus balandronadas en la víspera de la elección y con ello despejarle el camino a la aspirante presidencial demócrata.
Por su parte, la señora Zavala, no obstante que encabeza las encuestas, debe sortear, al interior del PAN, la madre de todas las batallas contra Ricardo Anaya.

Sin embargo, está jugando otra carta, igual de prometedora, al tener la alternativa de lanzarse por la vía independiente para llegar a Los Pinos. Claro que los pasivos políticos que pesan sobre su esposo serán una carga que la acompañará hasta la elección de 2018.

Si prevalece la cordura entre ambas fuerzas seguramente será la abanderada de ese partido para la Presidencia de la República y después demostrar que es la única que puede vencer a Andrés Manuel López Obrador.

La amenaza que representa el Peje obliga incluso a manejar la tesis de un eventual acuerdo entre el PAN y el PRI, para que un mes antes de la elección del mes de junio del 2018, se vean cómo van las encuestas y en ese momento el candidato que vaya abajo, se sumaría al otro para sumar fuerzas. De hecho entre varios senadores y diputados ya empiezan a platicar en torno a la segunda vuelta, en la que se le cierran definitivamente las puertas del acceso al poder al mesías tabasqueño en virtud de que Morena nunca alcanzaría la mayoría que se requiere en este modelo.

Para el caso de Ana Lilia Herrera el asunto no es menor, frente a ella, si bien es cierto que hay prospectos del género masculino y que el PRI con sus aliados van en picada, también es una realidad que el voto duro de ese partido, con el trabajo que hace cotidianamente la militancia, aunado a que en su tierra, el presidente Peña Nieto tiene una gran aceptación, son factores que sin duda la impulsarán a llegar al Palacio de Toluca.



También te puede interesar:
Matrimonios igualitarios, a la deriva
Estabilidad y crecimiento en paquete económico
Enconos en el Congreso

>