Opinión

Clave, nivelar el piso en las telecomunicaciones

A mi querido tío Raúl Piz Ávalos (qepd)

Las acciones recientes del Instituto Federal de Telecomunicaciones claramente están orientadas a fomentar la competencia en el sector de telecomunicaciones y radiodifusión.

Una es la determinación de los agentes económicos preponderantes, en telecomunicaciones América Móvil y sus subsidiarias Telcel y Telmex, así como Grupo Carso y Grupo Financiero Inbursa; y en radiodifusión Grupo Televisa, que se sujetarán a una regulación asimétrica.

Otra es la publicación de la convocatoria para licitar por primera vez en el país frecuencias de televisión abierta para formar dos nuevas cadenas con cobertura nacional.

Ambas medidas tienen el propósito de nivelar el piso de la competencia.

En México, el acceso a los servicios de telecomunicaciones aún es limitado para gran parte de la población.

La penetración de la telefonía móvil en el país es de 86 líneas por cada cien habitantes contra 112 en España, por ejemplo.

En telefonía fija, existen sólo 17 líneas por cada cien habitantes.

Además, México está en los últimos lugares en penetración de banda ancha entre los países de la OCDE, con 11.4 por ciento en telefonía fija y 9.6 por ciento en telefonía móvil.

También enfrenta retos de cobertura y competencia en radiodifusión, pues la televisión de paga cubre alrededor de 10 por ciento de la población y la TV abierta tiene 465 estaciones concesionadas, pero 95 por ciento de éstas se concentra en dos empresas.

Lo anterior afecta los precios de los servicios que pagan las empresas y la población en general.

Fomentar la Competencia

En México existe un amplio espacio de mejora en cuanto a las condiciones de competencia económica, según comparativos internacionales.

De acuerdo con el Reporte de Competitividad Global 2013-2014 del Foro Económico Mundial, el país está en la posición 107, de entre 148 economías, en el indicador de “prevalencia de dominancia de mercado”.

Y se encuentra en el sitio 114 en el indicador de “efectividad de la política antimonopólica”.

Esta desventaja frente a otras economías con un nivel de desarrollo similar al nuestro se debe a los retrasos en la instrumentación de las medidas incluidas en la reforma a la Ley Federal de Competencia Económica aprobada en 2011.

En 2013, el presidente Enrique Peña propuso fortalecer el marco regulatorio con la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, radiodifusión y competencia económica, que el Congreso aprobó en ese año, lo mismo que la mayoría de las legislaturas estatales.

La reforma entró en vigor a partir del 12 de junio de 2013.

Derivado de la misma, el pasado 19 de febrero el Ejecutivo federal envió a la Cámara de Diputados la iniciativa de la Ley Federal de Competencia Económica, que abroga la ley en la materia expedida en 1992, que fue reformada en 2006 y 2011.

Para fomentar la competencia, el primer paso fue la reforma y el segundo será la aprobación de la ley secundaria.

La apuesta debe ser la de tener sectores y mercados competitivos en beneficio de los consumidores.

Twitter:@VictorPiz