Opinión

Claroscuros de la economía de México

 
1
 

 

Walmart, BCS

El desempeño de la economía mostró una recuperación relativa en el primer semestre del 2015 respecto a ese lapso del 2014; entre otros indicadores, el PIB se incrementó 2.4% y el empleo 4.4%. Sin embargo, los avances resultan limitados frente a las necesidades reales del país y respecto a las expectativas que se crearon a la luz de las reformas estructurales recientemente aprobadas en el Congreso.

El adelanto de la actividad productiva se sustentó fundamentalmente en el consumo interno, que medido por el índice de ventas al menudeo de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), aumentó 5.5% agregando nuevas tiendas y 2.2% con tiendas iguales, en cada caso respecto a los primeros seis meses del 2014; aunque el alza fue significativa hay que tener presente que esta comparada con una base baja del primer semestre del año pasado, además que en los cuatro años previos también el crecimiento fue limitado. Igualmente influyó la mayor afluencia de ingresos por remesas familiares, no obstante, por el efecto de la depreciación cambiaria el alza en términos de pesos se amplió significativamente en las percepciones de los receptores de las remesas.

En relación a la expansión del empleo, está en buena medida derivó de la formalización del mismo, proceso alentado en los incentivos que se crearon en la reforma fiscal del año previo; aunque al mismo tiempo hay que considerar que un porcentaje importante de los asalariados están percibiendo menores ingresos, y prestaciones sociales por la sobreoferta de mano de obra disponible y por que en determinados estratos de ingreso tienen un monto menor de deductibilidad fiscal de sus erogaciones.

Por otra parte, la producción de petróleo de México, una fuente relevante de los ingresos públicos, cayó más de 8.0% en el primer semestre y la recuperación de las cotizaciones internacionales del crudo se revirtió en julio con una caída aproximadamente de 10.0% en la primera quincena de ese mes. La combinación de menores volúmenes de exportación y la caída de las cotizaciones en el mercado mundial de petróleo originaron que la balanza petrolera registrara un déficit de 1,841 millones de dólares en el primer trimestre del 2015, comparado con un superávit de 1,221 millones en los tres primeros meses del 2014. Se estima que el entorno petrolero mundial será más complicado en el futuro próximo por un mercado cada vez más sobreabastecido. La producción de la OPEP alcanzó un promedio de 31.6 millones de barriles diarios en junio pasado, 1.3 millones más desde noviembre anterior cuando esa organización decidió mantener sus niveles de producción para hacer descender la de EUA, que se ha convertido en el principal productor del mundo. Se calcula que Libia, afectada por una lucha trival desde la caída del dictador Kadaffi, podría incrementar sus volúmenes de extracción en medio millón de barriles diarios en septiembre próximo si los puertos del país retoman sus actividades.

Igualmente, con el Acuerdo Final entre Irán y el Grupo de los 5+1 (EUA, Gran Bretaña, Rusia, Francia, China y Alemania) sobre las actividades nucleares del primero, Irán podría elevar su producción petrolera en un millón de barriles diarios una vez que se reduzcan las sanciones económicas que le aplica Occidente desde el 2006, lo cual podría suceder en el 2016. La incertidumbre en el ámbito petrolero podría agravarse por el entorno geopolítico que prevalece en el Medio Oriente y en Rusia, principalmente, que no solo afectarán de inmediato a la actividad productiva en México, sino también “a las licitaciones que ayudarán a la apertura del sector energético nacional, que atraerían inversiones estimadas en 62,500 millones de dólares para el 2018 y aumentarían la producción anual en 500,000 barriles diarios adicionales”.

Por lo demás, México ya resiente los efectos de la crisis de la deuda externa de Grecia, el desplome del mercado bursátil de China, la menor expectativa de crecimiento de la economía de EUA, (el Fondo Monetario Internacional estimó al inicio de julio que el avance será de 2.5% en el 2015, frente a una previsión anterior de 3.1%) así como el impacto del próximo cambio de la política monetaria de EUA que incrementará las tasas de interés, con el consecuente encarecimiento del servicio de la deuda externa; por lo pronto el peso se ha devaluado 17.0% frente al dólar en el último año. En este marco, el Fondo Monetario Internacional modificó su estimación del avance de México a 2.4% en el 2015 y a 3.0% en el 2016, comparado con sus previsiones previas de abril, 3.0% y 3.3%, en cada caso. La depreciación del peso en relación al dólar ha incrementado el riesgo cambiario de diferentes empresas que “no tienen un equilibrio entre su deuda e ingresos en dólares”, y por lo tanto enfrentan presiones para cubrir sus vencimientos, no obstante, existen compañías que cuentan con coberturas para evitar riesgos lo que les implica mayores costos financieros.

El encarecimiento del pago del servicio de la deuda pública puede convertirse en un renglón de vulnerabilidad de las finanzas públicas, mismas que de acuerdo al Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) revelan acelerado aumento del déficit interno “debido al dinamismo que mantiene el gasto público, por arriba del presupuesto aprobado para 2015, como el corregido con el recorte de 124,000 millones de pesos”. El CEESP menciona que con base a datos de la Secretaría de Hacienda de enero a mayo, el ejercicio de los recursos públicos subió a 8.5% anual real, “ello ocurre a pesar del incremento de 100,000 mil millones de pesos recaudados por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) de gasolina y diésel, que no se tenía considerado; la mayor parte de los recursos fueron asignados a gasto corriente, que en su mayoría no tiene una incidencia importante en el avance de la economía ni el empleo”.

Otra área de vulnerabilidad de las finanzas públicas es el gasto en pensiones que en el último lustro promedió un alza anual de 11.6% real para sumar 526,000 millones de pesos en el 2014, 11.5% del gasto total que lleva a cabo el gobierno federal. Se estima que el monto por este concepto sumará 912,000 en el 2020 y 1.82 billones en el 2030, cantidades que pueden convertirse en una “bomba de tiempo”.

La difícil situación económica prevaleciente en México se complica con el creciente deterioro de la seguridad pública y del Estado de derecho. En el Informe Gobernment at a Glance 2015 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México obtuvo la puntuación más baja entre los 34 miembros que la integran en el indicador que mide el control efectivo del crimen, que se obtiene con la prevalecencía de delitos como homicidios, secuestros, robos y extorsión, además de la percepción de seguridad en la población y en el indicador relacionado con el Estado de derecho ocupó el penúltimo lugar.

Las acciones vandálicas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y otras organizaciones disidentes del magisterio en más de dos años, evidencian una ausencia total del Estado de derecho en diferentes regiones del país, particularmente en los Estados de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas con incidencia en las principales ciudades del país, particularmente en el Distrito Federal. El gobierno alimentó la extorsión de estos seudomaestros, transfiriéndoles recursos millonarios a los líderes para que aceptaran la reforma educativa; hasta que hace unos días las autoridades decidieron frenarlos en una hábil maniobra a través de la Organización Mexicanos Primero, la cual hizo una demanda penal contra el líder del CNTE “por fraude al erario”, por cobrar sin trabajar, incluso este último aceptó que a él le pagan “por hacer política, no por dar clases”.

En Michoacán, Oaxaca y Chiapas no han permitido la realización de evaluaciones de maestros que es uno de los requisitos implícitos en la Reforma Educativa; inclusive los miembros del CNTE aprendieron a quienes asistían a la evaluación y, entre otras hechos, los humillaron cortándoles el cabello sin su consentimiento. La CNTE ratificó que se asignarían los beneficios sindicales como becas y préstamos, cambio de plazas y ascensos en las funciones a aquellos que participen en el 80.0% de las movilizaciones; la disidencia está en guerra contra la autoridad; esta tiene la última palabra para aplicar la ley. “El gobierno se ha excedido de prudente al no tocar a los maestros que realizan actos violentos en protesta contra la reforma educativa”; ¿acaso en el propio gobierno existen intereses económicos que protegen a los delincuentes magisteriales?. Al aceptar los profesores su labor de comisionados sindicales y no impartir clases están violando la Ley General de Servicio Profesional Docente, “ya no quedan excusas para justificar los pagos a profesores que no están frente al aula”.

También te puede interesar:

Terrorismo islámico, ascendente espiral de muerte

Irán puede provocar un conflicto militar de gran escala

España repara a los judíos sefaradíes