Opinión

Ciudadanos para los ciudadanos 

 
1
 

 

sumamos

El lunes 20 de noviembre un grupo de personas dimos a conocer en Puebla la creación de una red de ciudadanos, con la que buscaremos una serie de candidaturas por la vía independiente para las elecciones estatales de 2018. Ahora que está en boga esta forma de acceder al poder, que apenas se legalizó en 2015, resulta interesante esta iniciativa de un grupo plural de ciudadanos. ¿Qué lo hace diferente de otras candidaturas independientes? ¿Tendrán las mismas dificultades y retos que los aspirantes que actualmente compiten por cargos federales? ¿Por qué puede ser importante para nuestra democracia que tan lentamente avanza, a veces dando pasos hacia atrás?

Se trata de un movimiento de ciudadanos que hemos acordado una serie de puntos básicos en los que es difícil estar en desacuerdo. Partimos de un requisito de honestidad, cualidad que debiera prevalecer siempre, pero que ha sido tan escasa en la clase política tradicional.
Partimos también de la necesidad de tener la capacidad, las habilidades para poder ejercer las funciones inherentes a los cargos de elección popular. Y finalmente, se busca que las personas que compitan tengan claro que deben centrarse en el bienestar de la gente, de ésta y de las generaciones siguientes (en lugar de gastar el recurso público en obras faraónicas inútiles, publicidad excesiva y delitos electorales). Personas que busquen como guía la igualdad de oportunidades para todos los mexicanos, con seguridad y justicia. También deben compartir la convicción de que el poder se debe acotar, que el Legislativo debe ser independiente, pues el poder tiende a corromper y a abusar, a someter todo lo que se le para enfrente. Como se ve, se trata de cuestiones básicas, pero que hoy por hoy brillan por su ausencia.

'Sumamos' es esta red de ciudadanos que coincidimos con estos principios básicos y que vamos juntos como aspirantes a ser candidatos independientes. Es una red que, además, abre la convocatoria para que ciudadanos de todo el estado de Puebla que tengan interés, arrojo y realmente una convicción democrática, puedan integrarse a esta lucha. Se trata de un movimiento de ciudadanos para los ciudadanos, con el fin de arrebatar el poder público de la clase política que lo ha secuestrado para su propio beneficio, y en detrimento de todos los demás.

Para poder integrase como aspirante bajo el paraguas de 'Sumamos'(www.sumamos.mx), las personas deben presentar su 3de3, (las declaraciones de intereses, patrimonial y de pago de impuestos), así como un certificado de antidoping (barbitúricos, benzodiacepinas, anfetaminas, cocaína, morfina y fenciclidina), además de presentar una hoja de vida y tener una entrevista con un panel de fundadores de sumamos. El objetivo es tener un filtro para evitar que personas ligadas al narco, o bien susceptibles de ser corrompidas, lleguen a ocupar un cargo público, o si llegan, que haya elementos para poder denunciarlos a las autoridades.

¿Pero es posible cubrir todos los requisitos dadas las restricciones que han puesto los partidos para que los ciudadanos lleguen a la boleta electoral? No cabe duda que es cuesta arriba, como lo hemos podido atestiguar en tiempos recientes con muchas aspiraciones, pero también ha habido casos exitosos como el de Pedro Kumamoto. Pero ciertamente es menos difícil y, yo diría, totalmente factible si un grupo amplio de ciudadanos vamos juntos en este propósito. Se pueden compartir ideas, recursos humanos, redes de apoyo y ayuda desinteresada.

En Puebla estamos invitando a personas honestas, capaces y comprometidas con el bienestar de las personas y las familias, para que juntos ofrezcamos una alternativa ciudadana verdadera a través de sumamos. También estamos convocando a ciudadanos a sumarse como voluntarios, pues un esfuerzo de esta magnitud así lo reclama.

Ante el secuestro del poder público por la casta política que se rehúsa a nombrar al fiscal anticorrupción, que despide al fiscal electoral, que espía sin escrúpulos, que se reparte el botín de recursos públicos para las elecciones, los ciudadanos no nos podemos quedar cruzados de brazos. Tenemos que participar en la vida pública. No se la podemos dejar a los políticos tradicionales.

Ésta es una manera. Hay otras, pero no podemos ser sólo espectadores.

Ya basta.

También te puede interesar:
El Presupuesto, la deuda y las promesas rotas
La verdad no peca, pero incomoda
La política social restringida