Opinión

Circuito cerrado

 
1
 

 

Circuito cerrado.

Carlos Amorales (Ciudad de México, 1970) es el artista designado para representar a México en la próxima Bienal de Venecia, que tendrá lugar del 13 de mayo al 26 noviembre de 2017. La Bienal de Venecia es uno de los eventos más importantes del mundo del arte, y es también el más antiguo. La iniciativa fue concebida para celebrar las bodas de plata de los reyes de Saboya, que se llevaron a cabo por primera vez en 1895, en la famosa ciudad de los canales.

Desde su creación, la Bienal ha sido de los eventos culturales más visitados, ha variado su formato para adecuarse a la época y presentar al público las propuestas de prestigiosos artistas y curadores de todo el mundo. Hoy día se compone de lo que exhiben los pabellones nacionales, así como de una exposición internacional organizada por un curador invitado –en este caso la francesa Christine Macel–, y de decenas de eventos colaterales que deben ser aprobados por éste.

Además, el próximo año la Bienal coincidirá con la Feria de Arte de Basilea y con Documenta, el evento más esperado del arte. Estos tres encuentros ofrecerán un ambicioso circuito para sus más entusiastas seguidores.

Documenta fue inaugurada en 1955, y se celebra cada cinco años en el pueblo de Kassel, en Alemania. Cada edición dura exactamente 100 días y ésta, la número 14, abrirá sus puertas al público del 10 de junio al 16 de septiembre de 2017. El curador polaco Adam Szymczyk funge como director artístico, y a su vez invitó a otros curadores para, entre ellos, crear una exhibición en la que todo es superlativo: la edición pasada recibió casi un millón de visitantes, y se espera que esta lo supere; entre artistas, colectivos, escritores y cineastas, habrá cientos de participantes de todo el planeta.

En esta ocasión, el evento intitulado Learning from Athens (Aprendiendo de Atenas) se llevará a cabo en dos locaciones simultáneas: Kassel y Atenas. Documenta –y especialmente esta edición– son los Juegos Olímpicos del arte, y siempre busca construir un marco conceptual sólido, con actividades educativas, publicaciones, paneles de discusiones teóricas que lo distancian del circuito comercial del arte.

Documenta ofrece una visión del mundo, una radiografía desde una perspectiva del arte, con un enfoque más reflexivo y más académico que el de Venecia, que se centra más en la producción de arte. Estos tres eventos, muy distintos pero complementarios, que a veces parecen demasiado crípticos o destinados a un exclusivo safari cultural, cobran en nuestros tiempos una gran relevancia y nos remiten a la intención principal de la primera Documenta. En 1955, la primera edición no se enfocó en el arte contemporáneo que se producía en la época, sino que expuso el arte 'degenerado' que los nazis prohibieron y destruyeron durante su régimen; hoy nos alerta, con la misma vigilancia, sobre la amenaza que representa el mercado, que de ser un razonamiento y una propuesta económica, pudo haber perdido en el camino la capacidad de negociación, y convertirse en un régimen totalitario.

También te puede interesar:
Símbolos de una era
Voy i vuelvo
Batallas campales