Opinión

Cinco temas a seguir en la minuta de Banxico

El contenido de la minuta de la reciente reunión de política monetaria (6 de junio) de Banxico será relevante en mucho más de un sentido. Pocas ocasiones como ésta se agrupan tantos puntos de importancia a incorporar en la identificación de la función de reacción de la autoridad central por parte de los participantes en los mercados.

Detecto al menos cinco puntos de incertidumbre que sería interesante contrastar con el probable contenido de la minuta a publicarse este viernes 20 de junio.

Primero, Banxico ya incluyó en el comunicado de política monetaria el reconocimiento explícito de que el contexto de actividad productiva hace pensar que para 2014 el crecimiento económico será menor al esperado hace apenas un par de semanas. Así, es importante recordar que Banxico pronosticó un avance económico en el año de entre 2.3 y 3.3 por ciento. En este contexto, será importante definir si el nuevo estimado del Banco Central se ubicaría fuera del intervalo previo o dentro de él pero más cercano a la cota inferior.

En esta misma línea, será también relevante captar las características de un potencial cambio en la perspectiva de crecimiento para 2015 (3.2-4.2 por ciento el incluido en el último informe trimestral de inflación). Claro, lo anterior sin olvidar que usualmente las minutas no son el lugar tradicional en el que Banxico introduce sus nuevos pronósticos puntuales; por tanto, buscaríamos más bien una referencia cualitativa.

Segundo, en cuanto al ámbito de la inflación, Banxico comentó en el comunicado que se ha incrementado de manera significativa la probabilidad de que la inflación general anual se reduzca a niveles cercanos a 3.0 por ciento a partir del primer mes de 2015. De hecho, también menciona que se estima factible la convergencia eficiente de la inflación a 3.0 por ciento.

En este sentido, será importante identificar el detalle respecto a los supuestos detrás de tal previsión de convergencia, sobre todo al reconocer un contexto donde tal expectativa difiere de la del consenso, al menos para el cierre de 2015 (3.5 por ciento) y la inflación promedio 2016-2020 (3.5 por ciento) –Encuesta Banamex de Expectativas.

Tercero, la política monetaria relativa como el catalizador de la decisión de recortar en 50 puntos base la tasa de fondeo es mi hipótesis central detrás del sentido de urgencia aparentemente implícito en la sorpresiva decisión del 6 de junio. Por tanto, será interesante el identificar argumentos que pudieran llevar a la confirmación o rechazo de dicha hipótesis.

Cuarto, la misma naturaleza sorpresiva de la decisión del 6 de junio será un tema a seguir en las minutas. No obstante, conviene recortar que en el movimiento de marzo de 2013 (también un recorte de 50 puntos base) no fue posible identificar en las minutas respectivas las razones para otorgarle al movimiento su esencia sorpresiva (al menos desde mi lectura), aunque la exposición de las motivaciones del recorte fue completa y extensa.

Cinco, finalmente, será relevante el conocer la naturaleza de la votación entre los miembros de la Junta. Recordemos que la decisión sorpresiva de marzo de 2013 fue tomada con el apoyo de la mayoría (cuatro contra uno) y que el miembro de la Junta que no apoyó la decisión tuvo también su decir en cuanto a las razones para disentir.

Así, muchas razones para seguir muy de cerca el contenido de la minuta a publicarse este viernes. Sin duda una ocasión propicia para recordar que la autoridad monetaria ha hecho un esfuerzo notorio en incrementar sus canales de comunicación, no sólo a través de los comunicados de política monetaria sino a través de minutas y discursos públicos a los que podemos tener acceso en su portal.


El autor es subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelv irgen