Opinión

Cinco proveedores que urgen a las armadoras de carros

 
1
 

 

Kia

Airton Cosseau está sentado en una de las sillas dispuestas sobre el templete.

Este brasileño director de Nissan Mexicana no podía perderse el arranque de las operaciones de la corresponsalía del diario Nikkei en México. El gigante japonés tira un millón de ejemplares al día.

Es posible que todos los diarios juntos de la Ciudad de México no reúnan la cifra.

A Cosseau, invitado como ponente, le escuchamos este 28 de abril decenas de asistentes entusiasmados con este romance entre Japón y México. Sólo en 2015 llegaron 140 empresas. Ya son casi mil. En Querétaro existen ya publicaciones en japonés. Es un boom.

Uno de sus comentarios, empero, conmueve: los coches hechos en México no son hechos con piezas mexicanas. Sí, ya fabricamos más coches que Rusia, Canadá, Brasil y España, pero basado en sus datos asumo que de los 360 mil pesos en que vendemos al mundo cada camioneta NP 300 Frontier, apenas se quedan 30 mil pesos en este país que goza con mezcal y escamoles.

El tema no es nuevo, pero ¿por qué no se queda más dinero?

Cosseau quiere más proveedores 'tier 2' y 'tier 3' mexicanos. Faltan muchos, muchísimos.

Hay que acostumbrarse al término. 'Tier 1' es el proveedor directo de la armadora. 'Tier 2' es el proveedor del 'tier 1', amén. El caso es que aquí es difícil encontrar incluso ¡'tier 3'!, de acuerdo con quienes dirigen empresas fabricantes de coches. ¿Quién podría ser 'tier 3'? Una señora que prepare sándwiches para quienes trabajan en la 'tier 2'…

Hablé pues, con gente de Enrique Zambrano, líder del 'tier 1' Metalsa, la regiomontana que fabrica y vende tanques de gasolina y carrocerías en medio mundo.

Va una lista de cosas que ellos requieren y que los mexicanos no les proveen: Uno, empaques de plástico bajo diseño para piezas. Dos, transporte, porque prevalecen los 'hombres camión' muy limitados. 

Tres, proveedores de contenedores de metal. “Hay paileros, pero no especialistas”, me cuentan. ¿Qué es paila? Una olla básicamente y eso no sirve para instrumentos de vehículos.

Quien no sea especialista puede saltarse este párrafo: Cuatro, faltan proveedores de estampado, en extrusión de Aluminio. Cinco, integradores de líneas de ensamble; fabricantes de troqueles medianos o grandes de estampado, con prensas mayores de mil 500 toneladas; proveedores de tornillos de alta resistencia que van directo en el chasis y soldadores especializados en vehículos. Es difícil de creer que apenas hay un par en México.

Los de KIA, esa polémica armadora que se instaló en Nuevo León, dicen que les faltan técnicos y recurren a coreanos hasta para servir la comida.

En resumen, hay negocio. Hoy México fabrica 3.5 millones de coches al año y la proveeduría es escasa. Hay que ver lo que pasará cuando lleguemos a cinco millones en 2020 con las inversiones en marcha.

Lío grande: percibo que no es necedad, no es que los mexicanos no sepan de esta oportunidad, sino que falta una lista más seria que la que intenté armar; capacitación urgente, tarea en la que puede ayudar Ildefonso Guajardo, en la Secretaría de Economía, y créditos, en donde ya debería estar calentando Jaques Rogozinski, de Nafin, ante la comodidad de la banca privada en donde van lentos con los créditos a empresas.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
¿Cómo Cancún podría desconectarse de la CFE?
La publicidad que se nos viene
El problema de Televisa que encara Pepe Bastón