Opinión

Cierra 2015 con graves omisiones en Propiedad intelectual

 
1
 

 

computadora

Cierra el año y procede hacer la evaluación de los temas pendientes en materia de patentes, marcas y derechos de autor, definiendo los asuntos prioritarios para el 2016. A la cabeza de la lista siguen apareciendo las necesarias modificaciones a las leyes que regulan estos temas.

Dados los escasos avances en el periodo que concluye, la lista es cada vez más larga y más apremiante.

Como consecuencia directa de la adhesión de México al llamado Protocolo de Madrid, hace ya casi 3 años, la reforma para crear un sistema de oposición a las nuevas solicitudes de marca, que pueda ser operado por quienes se consideren afectados por la nueva marca, fue presentado y aprobado por el senado. En consecuencia, si la cámara de diputados lo valida, en breve deberá convertirse en ley vigente. Es este un avance, si no es que el único, alcanzado en 2015.

Los cambios que en cascada se pudieran precipitar respecto de patentes, marcas y derechos de autor son los derivados de la predecible aprobación del TPP por el senado, cuyo capítulo de propiedad intelectual destaca por voluminoso y relevante. Sin embargo, el TPP no aborda aspectos que siguen siendo ignorados por el Congreso y que reclaman atención desde hace años. Entre estos destaca la necesidad de una ley de competencia desleal, otra para preservar el conocimiento tradicional y las expresiones de folclore, y una más para regular las llamadas Indicaciones geográficas.

En este último caso, debe recordarse, un proyecto serio y que convocó a todos los interesados, para contar con una ley de Indicaciones geográficas y denominaciones de origen, entró en pausa en la cámara de diputados hace más de un año, a la espera de conocer el texto final del TPP, a fin de acondicionar la normativa del proyecto a las disposiciones del acuerdo internacional. Hoy que ya se conoce el impacto, resulta procedente reimpulsar la iniciativa y avanzar hacia la consecución de la normativa, cuya urgente presencia se reclama para identificar y proteger estos importantes activos olvidados de muchas comunidades que elaboran alimentos, bebidas y productos artesanales en el país.

Las reformas en materia de patentes y marcas no se deben limitar a lo presupuestado en el TPP. Existen muchos otros asuntos que se han rezagado de manera significativa y requieren modernizarse. La inclusión de patentes de modelo de negocio es uno de los puntos a considerar, y la modificación urgente del esquema de lucha antipiratería y otros procedimientos contenciosos, requieren también cambios significativos.

En relación a derechos de autor, el gran tema a resolver es el de la actualización del marco normativo a fin de adoptar los estándares que permiten combatir la piratería digital, que desde hace más de 10 años es un imperativo para los países que pretenden levantar la mano como defensores del derecho de los creadores en sus diversas formas y expresiones. No olvidemos que nuestro país cada vez más se significa como productor de valiosos contenidos culturales que requieren protección por esta vía.

En la parte que toca al Ejecutivo solo destacaría la urgencia de poder contar con una segunda sala especializada en propiedad intelectual, en el seno del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, que no solo venga a aliviar la pesada carga que tiene la única sala dedicada a estos temas, sino que constituya un reconocimiento a la importancia que estas materias han cobrado en el entorno empresarial y cultural del país.

También te puede interesar:

Aprueba Parlamento Europeo cambios sustanciales en su sistema de Marcas

Enfrenta TPP obstáculos ideológicos en Propiedad Intelectual

Nuevas Reglas de Marcas en el TPP