Opinión

Ciclos o etapas

1
   

   

Commodities, en su nivel más bajo del año: Pedro Alonso

Los precios de los bienes primarios aparentan moverse en ciclos que tienen una duración aproximada de 30 años, si se miden en dólares. Sin embargo, medir cualquier cosa en economía durante períodos muy largos es un problema insoluble. Si el precio de un bien sube, ¿se debe al bien en sí mismo o a que el dinero vale menos? En períodos de 100 o más años, ¿cómo sabemos qué importa más?

El cambio tecnológico, que está detrás del crecimiento económico desde hace 200 años, se supone que explica buena parte de la tendencia negativa, como claramente lo demostró Julian Simon en su apuesta contra Paul Ehrlich, el promotor de la idea de la explosión demográfica (tan sólo uno de los tantos charlatanes que viven de explotar la natural tendencia humana a esperar la catástrofe, los más recientes son los del clima). Puede usted encontrar información de la apuesta muy fácilmente en internet.

Pero los ciclos son un asunto mucho más complicado de entender. De acuerdo con los estudios que ayer le referí, los bienes primarios no energéticos crecen conforme crece el PIB, porque la demanda los va jalando. Con la energía es al revés, cuando los precios de ésta suben, el PIB baja. Tiene lógica, pero también hay problemas de medición. Resulta que el precio del petróleo no fue resultado de un mercado competitivo por prácticamente todo el siglo pasado: primero, porque los países petroleros no tenían control de sus recursos y eran unas pocas empresas las que extraían los recursos, después por el cártel de la OPEP, y tan sólo hace un par de décadas podemos hablar de un mercado más o menos competido (y no mucho). Está difícil con eso obtener ciclos de 30 años.

Por otro lado, los ciclos más o menos corresponden con etapas que pueden tener explicaciones diferentes: de 1875 a 1913 hubo patrón oro; de 1913 a 1945 hubo dos grandes guerras y un tiempo sin sistema financiero estable; de 1946 a 1971 existió Bretton Woods; de 1971 hasta 1989 tuvimos la aparente caída estadounidense y luego la real soviética; de ahí en adelante Estados Unidos sólo en la cúspide, pero a partir de 2001 enfrentando guerras contra actores extraestatales. Y estos períodos resultan muy cercanos con los comportamientos de los precios tantas veces mencionados.

Por ejemplo, en el último medio siglo los precios de todos los bienes, medidos contra el oro, se han reducido de forma brutal. Todos han caído más de 90 por ciento, salvo los combustibles, que se liberaron a fines de 1973. Tal vez por eso, a pesar de que hoy tenemos el doble de población que había en el mundo en 1960, podemos vivir mucho mejor: de acuerdo con Max Roser, en 1960 había dos mil millones de seres humanos en pobreza absoluta y sólo mil fuera de ella. Hoy, mil millones viven en pobreza absoluta, mientras seis mil están fuera.

Esta gran caída en precios, ¿es porque antes de 1960 se había reprimido el movimiento del oro con Bretton Woods? ¿O es porque efectivamente hay un proceso de abaratamiento continuo? Medidos en oro, los precios no se han movido mucho en el último año, pero el oro frente al dólar sí lo ha hecho, y con él, todas las monedas (y los precios). La onza de oro está hoy en cerca de 70 onzas de plata, muy lejos de la histórica relación 1:15, de la vivida en los setenta (1:30), o en los últimos veinte años (1:60). ¿Cuál es la buena?

Como ve, el tema es mucho mayor que el peso mexicano.

El autor es profesor en la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Ciclos largos
Fortaleza
Educar para el futuro