Opinión

China traza un nuevo plan de reforma y desarrollo

 
1
 

 

China. (Global Asia)

En estos momentos, China se encuentra en el periodo de “dos sesiones”, que reúnen a cerca de 3,000 diputados de la Asamblea Popular Nacional (APN) y a más de 2,000 miembros del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), para discutir conjuntamente asuntos de importancia nacional y planes relativos a la reforma y el desarrollo nacional. En su informe sobre la labor del gobierno rendido ante la quinta sesión anual de la Duodécima APN, el Primer Ministro Li Keqiang hizo un balance de los éxitos socioeconómicos logrados por el país en el 2016 y estableció un conjunto de lineamientos generales para el cumplimiento de las tareas en el 2017, trazando un nuevo plan de reforma y desarrollo nacional.

La reforma y el desarrollo de China registraron éxitos satisfactorios. En el año pasado año, la reforma del lado de la oferta se profundizó y el desarrollo nacional alcanzó un nivel más alto: el Producto Interno Bruto (PIB) sumó 74 billones 400 mil millones de yuanes (11 billones de dólares), un incremento de 6.7 por ciento, con lo cual, China contribuyó con más de 30 por ciento al crecimiento económico mundial; el valor añadido del sector terciario ascendió a 38 billones 420 mil millones de yuanes, un avance de 7.8 por ciento, porcentaje que supera por mucho los reportados por los sectores primario y secundario. El sector servicios representaba el 51.6 por ciento del PIB; se crearon 13 millones 140 mil empleos nuevos. Los ingresos disponibles per cápita de toda la población se incrementaron en 6.3 por ciento. La población pobre en las zonas rurales se redujo en 12 millones 400 mil habitantes.

Los esfuerzos realizados por China por conseguir un crecimiento económico estable arrojaron nuevos resultados. Éste ha sido el tono general de todos los trabajos del país en la actualidad. El Informe sobre la Labor del Gobierno ubica la meta de crecimiento económico para este año en alrededor de 6.5 por ciento y plantea obtener un mejor desempeño en las prácticas. El planteamiento de esta meta está concorde con la ley objetiva del desarrollo económico y con este ritmo de crecimiento el volumen adicional del PIB de China en este año será superior al registrado en el 2016, lo que significa que el país se concentrará aún más en el reajuste estructural, en el impulso a la reforma y en la calidad y la rentabilidad del desarrollo económico. China dará la prioridad a la mejora de la estructura del lado de la oferta, llevará a cabo de manera profunda el recorte del exceso de su capacidad productiva, la eliminación de los excedentes inmobiliarios, el desapalancamiento financiero, la reducción de los costos corporativos y el reforzamiento de los eslabones más débiles de la economía, a fin de obtener avances importantes en la reforma en las áreas clave y potenciar de esta manera la fuerza motriz endógena para el desarrollo.

Asimismo, China adoptará medidas múltiples, incluida la política orientada a estimular el emprendimiento colectivo y la innovación masiva y liderar la transición y actualización de la economía real, para liberar el potencial de la demanda interna y forjar constantemente el nuevo motor de crecimiento económico.

La apertura y la inclusión promueven la prosperidad. En el contexto actual en que la economía mundial sigue débil, China ha venido liberando dividendos que han beneficiado a diversos países. El año pasado, se establecieron en China 27,900 empresas de capital extranjero cuyas inversiones realizadas acumularon 126 mil millones de dólares, cifras que representan incrementos de 5 y 4 por ciento, respectivamente. Las inversiones directas no financieras de China en 164 naciones y regiones del mundo ascendieron a 170 mil 100 millones de dólares, un aumento de 44 por ciento. El Informe sobre la Labor del Gobierno de este año plantea claramente las necesidades de mejorar aún más la distribución estratégica de la apertura al exterior, acelerar el establecimiento de un nuevo régimen de economía abierta, impulsar una apertura más profunda y a un nivel más alto. Y a través de la implementación de una serie de medidas destinadas a cultivar nuevas fuerzas motrices de crecimiento económico, incluidas la construcción eficaz de la iniciativa “un cinturón y una ruta”, la creación de 11 zonas piloto de libre comercio a alto nivel y con estándares estrictos, y la optimización del entorno para la inversión extranjera, China inyectará una nueva vitalidad a la economía mundial.

Los éxitos conseguidos por China en el año pasado fueron alentadores y las metas establecidas para el nuevo año motivarán al pueblo chino a trabajar duro. China, que hoy día está profundamente integrada con el resto del mundo, ha persistido en promover el desarrollo de sí misma mediante la implementación de las reformas, abriendo amplios espacios para su propio desarrollo y al mismo tiempo ofreciendo más oportunidades de desarrollo para la economía mundial.

China desea unir sus esfuerzos a los de otras naciones y aglutinar consensos para contribuir a un crecimiento económico mundial estable y sostenible.

El autor es embajador de China en México.

También te puede interesar:

Nuevo capítulo en la relación sino-latinoamericana y la cooperación en Asia-Pacífico

Promover la Asociación de Cooperación Integral China-AL a un nivel más alto

China, primer país en divulgar plan nacional para el cumplimiento de la Agenda 2030