Opinión

China más allá del Dragon Mart


 
El día de hoy China pondrá en marcha un proyecto experimental sumamente ambicioso para probar la forma en que reaccionan diferentes sectores de su economía en un entorno de eliminación total de barreras comerciales, intensa competencia, y libre mercado. El proyecto lleva por nombre “Shanghái Wangaoqiao Free Trade Zone” o WFTZ.
 
WFTZ es un pedazo de tierra. Su extensión es de 10 kms. cuadrados. Ya hay más de 9 mil 300 empresas registradas dentro de esta peculiar zona, la mayoría de las cuales se dedica al comercio.
 
Imaginemos el impacto: un pedazo detierra que equivale a una colonia pequeña del DF, donde empresas chinas e internacionales hacen negocios, intercambian notas de crédito y negocian precios de mercancías sin arancel, mientras millones de empresas chinas que no pertenecen a esa zona se acercan ahí a detectar el tamaño de la demanda externa. Es como si en la casa de una familia conservadora y religiosa se dedicara una recámara para tener encuentros sexuales a discreción, emborracharse y organizar bacanales. Únicamente en esa habitación. ¿Qué pasaría?
 
La prensa estadounidense ya reportó los primeros efectos: Citigroup y el Banco de Desarrollo de Singapur ya se establecieron ahí. Se espera también que haya inversión foránea en industrias como entretenimiento y el sector salud, así como un novedoso mercado de futuros.
 
El experimento probará ser exitoso, y se constituirá en un ejemplo para otras economías. ¿Qué ocurriría, por ejemplo, si la quinta parte de Tijuana o un fragmento del puerto de Lázaro Cárdenas emularan ese modelo? ¿Qué ocurriría si en México hiciéramos algo similar y en esa zona se pudieran comerciar sin aranceles ni cuotas productos como calzado, juguetes, acero, ropa, productos financieros? Apuesto a que cientos de miles de empresas se acercarían a la zona con tratamiento especial para internalizar los productos a todo el territorio mexicano.
 
Pero en México hay un grupo de “empresarios” que sigue asustándose por la llegada de Dragon Mart. Se escandalizan aun cuando, cumpliendo con la ley, pudiera materializarse. Creen que China nos llenará de baratijas. Ése es el debate en el que nos quieren ver: llevarnos a sus mediocres estándares competitivos. No.
 
Twitter: @SOYCarlosMota