Opinión

Chichen Itzá y el ¿qué estamos haciendo mal?

 
1
 

 

Chichen Itzá. (Cuartoscuro)

MÉRIDA, Yucatán.- Entre empresarios de Yucatán la noticia de que el Banco de México ajustó sus previsiones de crecimiento para el país en 2016 cayó mal, muy mal.

Anticipa una muy posible cadena de ajustes a la baja en los diez meses que faltan por transcurrir de 2016.

Se pregunta, cómo seguramente lo hace usted, ¿qué estamos haciendo mal? Se crece al ritmo promedio de los pasados 30 años a pesar de que ahora hay reformas estructurales en marcha.

Hoy en un contexto internacional volátil y adverso que no puede ignorarse o negar, pero… ¿es todo lo que podemos hacer? ¿Argumentar en factores exógenos nuestra incapacidad de crecer más allá de lo que se obtiene?

Debe de haber algo más, seguramente.

México toma las riendas de la Organización Mundo Maya que comprende a cinco naciones (Honduras, Belice, El Salvador, Guatemala y México) y en nuestro país a cinco estados (Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán). Una región de enorme potencial turístico global.

Dentro del Mundo Maya, México lleva la mano. Hay 11 pueblos mágicos, infraestructura más robusta y mejores escenarios naturales además de 14 zonas arqueológicas. Chichen Itzá la más visitada de este Mundo Maya y la segunda en el país.

Y el que parece un mal chiste puede explicar lo que en el país sucede.

Desde que Víctor Cervera Pacheco era gobernador de Yucatán se decidió impulsar la idea de construir un aeropuerto que recibiera a medianos y grandes aviones de México y el mundo.

Se construyó con no pocos millones de dólares y hoy ese puerto aéreo cuenta con 20 trabajadores que vigilan una sede aérea que casi no se usa y que no sólo no tiene tiendas abiertas sino carece de un depósito de combustibles para almacenar la turbosina que requieren las naves para restablecerse.

Los aviones no sólo no pueden cargar combustible, tampoco pueden recibir mantenimiento.

Los empresarios de la zona están dispuestos a invertir para que el aeropuerto reciba aviones comerciales pero las líneas aéreas no abren vuelos porque no hay posibilidades de atención de esa sede de aeronáutica. Unos quieren los aviones y los otros la infraestructura necesaria lista.

Es decir, no sabemos si necesitamos a la gallina o al huevo primero.

Enrique de la Madrid Cordero, secretario de Turismo, intenta destrabar este asunto junto con la idea de construir un hotel de lujo cerca del aeropuerto así como impulsar la creación de un parque temático cuyo estudio de factibilidad ha sido marcado por un despacho estadounidense de renombre.

A partir de hoy México preside esta instancia de promoción turística y la idea del funcionario es relanzar el producto diversificando la oferta y haciéndola más cercana a lo que distintos segmentos de mercado mundial buscan del Mundo Maya.

Luego tendrá que destrabar otro nudo surrealista. No hay dinero suficiente para promover el producto México, ya no digamos el Mundo Maya.

Porque, como en el caso del aeropuerto de Chichen Itzá, quienes promueven los productos turísticos de México sostienen que el presupuesto con que cuentan para hacerlo no es suficiente y que varias naciones de menor desarrollo económico del país cuentan con montos más abultados para promover los suyos.

Un reto interesante para un joven funcionario de imagen limpia y honesta, con buenas intenciones y energía para conseguir que el turismo en México saque la casta en estos momentos tan complejos en los que suponemos los mexicanos que algo debemos estar haciendo mal porque haciendo lo mismo pretendemos obtener resultados distintos a los que ya hemos conseguido.

Atenderemos el asunto del Mundo Maya con más detalles interesantes y menos surrealistas.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo:
direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
CDMX, capital del emprendimiento en América Latina
Software mexicano revisa autenticidad de tres millones de facturas en 24 horas
México exporta chicle natural a 45 países