Opinión

Chavismo contra el INE

1
    

     

Servidores públicos de diversos partidos con señalamientos están bajo investigación por parte del INE. (Archivo/Cuartoscuro)

Un grupo de partidos políticos quiere tomar la conducción del Instituto Nacional Electoral, al no admitir los resolutivos de los consejeros ciudadanos.

Porque no les gusta la forma en que votan algunos consejeros, le quieren dar golpe al INE.

Lo desprestigian luego de que ellos eligieron a los consejeros.
Quieren incondicionalidad de sus integrantes y convertirse en los patrones el Instituto, como ocurría cuando los partidos votaban y decidían.

Miles de millones de pesos, o de dólares, se han invertido en la ciudadanización del IFE (INE), con el objeto de entregar a ciudadanos el control del órgano electoral y abatir así desconfianza y suspicacias.
Y ahora, cuando los consejeros ejercen sus facultades, los partidos chavistas lo buscan someter.

Desde 1993 los partidos políticos no tienen derecho a voto en los consejos generales del IFE (hoy INE), pues se les quitó para entregar esa prerrogativa a consejeros ciudadanos.

El miércoles representantes de partidos políticos se levantaron de la sesión porque no estuvieron de acuerdo con lo que votó la mayoría de los consejeros.

Da lo mismo cuál sea el motivo de la discusión y del resolutivo que los llevó a levantarse de la mesa y poner en jaque al INE. Incluso los consejeros se pueden equivocar en sus decisiones, lo cual tampoco tiene mayor importancia respecto a lo que vimos el miércoles.

Lo relevante es que los partidos políticos quieren doblegar a los consejeros ciudadanos, algo que no habíamos visto desde la ciudadanización del IFE.

No resulta extraño que partidos afines al chavismo presionen para controlar al Instituto, pues así sucede en Venezuela. Allá no existen “consejeros ciudadanos”, aquí sí, y les quieren quitar autoridad.

Nada hay de asombroso que partidos chavistas como Morena, el PT, Movimiento Ciudadano y un sector del PRD se sientan incómodos al no tener el control del INE, pero sí llama la atención que la representación del Partido de Acción Nacional haya abandonado la sesión porque estaba en contra de la votación de los consejeros ciudadanos.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el representante del PAN que tomó esa decisión fue el senador (de lista) Javier Corral, más afín al chavismo y al castrismo que a su partido.

Los chavistas tienen vocación controladora por excelencia, y quieren tomar las riendas del INE.

Cuando se creó el IFE ciudadano, en 1993, el gobierno designó a los consejeros ciudadanos, entre los que se encontraban José Agustín Ortiz Pinchetti, Miguel Ángel Granados Chapa, Ricardo Pozas, José Woldenberg, Santiago Creel y algunos otros de elevado reconocimiento social, además del secretario de Gobernación, Jorge Carpizo.

En la siguiente reforma se acordó que el secretario de Gobernación saliera del Instituto y éste quedara en manos únicamente de consejeros ciudadanos, elegidos por la Cámara de Diputados.

Así ha funcionado hasta ahora, con estiras y aflojas entre partidos, pero luego de largos meses de debate se logran poner de acuerdo para designar a los representantes ciudadanos que van a conducir los trabajos del INE.

Pero como a algunos no les gustan las decisiones que ahí se toman, entonces presionan a los consejeros para doblegarlos y exhibirlos como integrantes de un organismo en crisis.

No les gusta la democracia, a excepción de cuando ganan. Son chavistas. Y quieren controlar al INE.

También te puede interesar:
La propaganda del lopezobradorismo
El ángel de Aguirre (y el 'fuego amigo')
Ebrard y Bejarano