Opinión

'Charlie Hebdo' y el sistema de libre mercado

La semana pasada hubo un atentado terrorista a la revista Charlie Hebdo París, en el cual islamistas mataron a doce personas e hirieron a otras cuatro. Esta revista tiene un tiraje limitado y es criticada por tener caricaturas desagradables e incluso ofensivas, por lo que es motivo de frecuentes demandas. Sin embargo, este atentado ha tenido como respuesta manifestaciones de apoyo a la libertad de prensa y para condenar el ataque, en las que han participado millones de personas de todos los niveles y clases sociales, así como gobernantes y representantes de distintos países.

Esto contrasta con lo que ha sucedido en México, en donde se han asesinado a 80 periodistas y desaparecido a otros 17 en la pasada década y la sociedad no ha tenido una respuesta tan fuerte como la que se ha dado en Europa.

Esto puede deberse a que en nuestro país no hay una conciencia social tan clara de la fuerte interrelación que existe entre la libertad de prensa, la democracia y el sistema de mercado como sucede en otras naciones.

El sistema de mercado se basa en que los consumidores y los productores toman sus decisiones utilizando como criterio el mecanismo de precios, que resulta en cambios en la oferta y la demanda. Los consumidores elevan los precios cuando, en un entorno de libertad, deciden adquirir más de ciertos productos que otros y los oferentes tienen que satisfacer estos deseos de sus clientes o perder ingresos.

Para que este sofisticado y muy complejo instrumento de asignación de recursos sea eficiente y opere de una manera correcta, se requieren varias condiciones como la libre concurrencia y salida del mercado de los oferentes y los consumidores, ausencia de barreras o restricciones a la operación de los mercados -ya sea por parte de monopolios o de los gobiernos- y, muy importante, que los participantes del mercado dispongan de información relevante.

Esta última condición es extremadamente importante, pero es muy difícil que los participantes de los mercados puedan obtenerla por sí mismos. Los distintos gobiernos pueden crear disposiciones legales para facilitar que los consumidores tengan información que les ayude a tomar sus decisiones, como puede ser obligar a los fabricantes a poner en los empaques de los productos los ingredientes y componentes de los productos que ofrecen en el mercado y otras más.

Sin embargo, la prensa cumple un rol único en este sentido, al realizar su actividad de conocer, investigar y divulgar información relevante para la mejor toma de decisiones, que los consumidores en lo individual nunca podrían llevar al cabo. La prensa da a conocer características de los distintos productos que se venden en los mercados, lo cual facilita la toma de decisiones de los consumidores. Pero también investiga a los distintos candidatos a puestos de elección, lo que facilita a los consumidores (en este caso a los electores) a tomar una mejor decisión, al votar por tal o cual candidato.

Para que funcione el sistema de mercado y la democracia en los distintos países se requiere que exista una prensa libre, que informe a la sociedad de manera fidedigna.

“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.” : Voltaire.