Opinión

Charles Schumer, legislador clave en el bando demócrata


 Charles Ellis Schumer, número 3 en la jerarquía del Partido Demócrata en el Senado, se perfila como uno de los legisladores clave en la negociación de la reforma migratoria, que está cerca de concretarse, pero con duros controles en la frontera con México y un largo proceso de regularización para los indocumentados.
 
Miembro de la "banda de los 8", que integraron para la reforma demócratas y republicanos -los primeros para consolidar el voto hispano, que los favoreció ampliamente en las elecciones generales de noviembre, y los segundos para buscarlo-, el senador y exrepresentante federal de Brooklyn, Nueva York, recogió la estafeta dejada por Ted Kennedy para sacar adelante los cambios legales que el patriarca de Massachusetts no pudo lograr durante el régimen Bush, acompañado por John McCain, que se mantiene en la tribuna.
 
A diferencia de las precauciones excesivas de McCain y de Marco Rubio, la nueva estrella conservadora de Florida, Chuck Schumer no ha vacilado en anunciar un acuerdo inminente que, más vale esperar, abriría el camino de la naturalización a 11 millones de migrantes, en un plazo cubierto de multas, pago de impuestos y revisión de antecedentes penales que rebasaría los diez años, sobre todo a raíz del pacto alcanzado por Tomas Donohue, titular de la Cámara de Comercio y Richard Trumka, líder de la confederación sindical AFL-CIO, para el reparto por sector productivo de trabajadores no especializados.
 
Liberal
 
Liberal en el plano migratorio, pues también se opuso a la ley SB-1070 de Arizona, pero enérgico contra los palestinos, al grado de sugerir a Israel el "estrangulamiento" de Gaza, Schumer también suena como candidato a la presidencia del Comité Bancario de la Cámara Alta, ante el retiro de Tim Johnson. Al respecto, su trayectoria es incongruente, apunta National Journal, pues el ya jefe del Comité de Reglas y Procedimientos se fortalecería al sumar una posición de la mayor importancia en Wall Street.
 
Sin embargo, el Comité Bancario puede representar una distracción y una pérdida de tiempo para el político, cuyo objetivo principal sería el mando de la mayoría oficialista del Senado, hoy en poder del cuestionado Harry Reid (Nevada).
 
Schumer, añade NJ, no necesita el dinero del capital financiero y especulativo. En 2001 obtuvo de ahí para su campaña electoral 5 millones y medio de dólares, más que cualquier otro senador y por eso ahora Wall Street le reclama que no haya hecho más para protegerlo en el debate de las reformas regulatorias Dodd-Frank. De cualquier forma, es claro que con todo y su cambios de opinión Schumer es favorito frente a Sherrod Brown, "demócrata progresista" de Ohio que promete meter en cintura a los bancos.