Opinión

Chantajes inaceptables

 
1
 

 

Cervantes

Ante el suspenso que prevalece en la Cámara de Diputados por la instalación de la Mesa Directiva, los abogados de todas las fracciones partidistas han hecho todo tipo de sugerencias para destrabar el galimatías que por primera vez se presenta en la Cámara baja.

Habría que revisar lo que a la letra dice la Ley Orgánica del Congreso de General de los Estados Unidos Mexicanos, esto debido a las interpretaciones múltiples que se han dado en torno a la instalación de la Mesa Directiva, y que al no haberse cumplido este mandato antes del 5 de septiembre se tiene que buscar una salida legal que permita iniciar los trabajos legislativos correspondientes al tercer periodo de sesiones, y particularmente lo que tiene que ver con la recepción del Paquete Económico para 2018, por lo que es un hecho que el reglamento ayudará a entender el tema y con ello no inventar fórmulas como la figura del reloj parlamentario, en la cual se congela el tiempo por obra y gracia de los legisladores, lo cual constituye una tomadura de pelo.

Debido a que no se alcanzó la mayoría calificada para elegir a la Mesa Directiva por el voto de las dos terceras partes de los diputados presentes y con ello entrar a un impasse legislativo, ahora hay de dos sopas: o destrabar el conflicto a través del diálogo y la negociación, que es lo recomendable, o de plano ceñirse a lo que dice la normatividad en el entendido que las lagunas existentes en la materia permiten toda clase de interpretaciones.

Algunos diputados han propuesto que la Mesa de Decanos salga al quite para empezar con los trabajos parlamentarios y legislativos, empero esto contraviene con lo citado en el inciso 6 del artículo 17 de la Ley Orgánica, que habla de la Mesa de Decanos, y apunta que este precepto funciona únicamente para el primer año de ejercicio de cualquier Legislatura y a la letra señala lo siguiente: “En el caso de que a las 12:00 horas del día 31 de agosto del año de inicio de Legislatura no se hubiere electo a la Mesa Directiva conforme a lo dispuesto en los párrafos que anteceden, la Mesa de Decanos ejercerá las atribuciones y facultades que la ley otorga a aquélla y a sus integrantes, según corresponda, y su presidente citará a la sesión de instalación de Congreso”.

Así las cosas, recordemos que la manzana de la discordia la causó el pase automático del procurador Raúl Cervantes a la Fiscalía General de la Nación; sin embargo, este pretexto fue tomado por Ricardo Anaya y su camarilla para desviar la atención sobre el enriquecimiento inexplicable que ha tenido él y su familia.

Como se recuerda, hay una iniciativa del Ejecutivo federal, de noviembre de 2016, para dejar sin efecto el transitorio que da pie a ese ordenamiento. Simplemente con activarlo se acabaría el conflicto; sin embargo, no dude estimado lector que el PAN y sus compinches sacarán otro tema y así hasta el infinito, ya que lo que subyace en realidad es la lucha por la sucesión presidencial.

En este contexto, sí se debe impedir que llegue Cervantes a la Fiscalía, pero también se debe pugnar a la brevedad por evitar que la Cámara baja sea rehén de chantajistas disfrazados de diputados. Es menester que hoy en la reunión plenaria de los diputados se llamen al orden a las bancadas del PAN, PRD y MC, para que se pongan a trabajar en lo que realmente le importa al país y dejar para después, cuando sean los tiempos que marca la legislación electoral, las descalificaciones y los sombrerazos. 

También te puede interesar:
Secuestrada, la Cámara de Diputados
Pero qué necesidad
El reposicionamiento de Peña