Opinión

Cerca, el fin de los comisionados pagados con dinero público

 
1
 

 

Maestros se manifiestan en Iguala

Una de las oportunidades de la reforma educativa, era acabar con los usos y costumbres de pagar a los comisionados a las diversas secciones sindicales del SNTE, con recursos públicos, en este caso del extinto FAEB, siendo uno de los aspectos más censurados por la sociedad.

Práctica que nace con la desconcentración de 1992, heredada de acuerdos del pasado. Lo mismo sucede en otros, como en salud.

Los gobernadores lo consideraron como una práctica de usos y costumbres, ya que “todos lo hacen”, aunque al final tuviesen que cubrir con recursos propios las observaciones realizadas en las revisiones de la Auditoría Superior de la Federación.

Alguna vez un gobernador me manifestaba preocupado que tenía que devolver algunos cientos de millones de pesos, por los trabajadores comisionados; alegaba que todos lo hacían y que no sabía que estaba prohibido por la ley. Ese fue el motivo por el cual la SEP generó el Acuerdo 482 en 2009, por el que se establecieron las disposiciones para evitar el mal uso, el desvío, o la incorrecta operación de los recursos del FAEB, señalaba que no se podrían usar para apoyos a secciones sindicales, o en plazas con funciones distintas a la educación básica y normal, como la de ser diputados o presidentes municipales.

Con la sustitución del FAEB por el FONE, la centralización y depuración de las plantillas, esto ya no debe ocurrir.

En ese sentido, hace unos días el titular de la SEP hizo dos anuncios importantes: en primer lugar que se había ubicado con precisión a 2 mil 200 comisionados a tareas sindicales, y que a partir de la segunda quincena de enero, ya no se les pagaría. También que a partir de agosto, miles de comisionados y de aviadores serán reintegrados a tareas educativas. Es claro que ya no con plazas de docentes.

El dirigente del SNTE calificó de positivo lo anterior, claro, no le quedaba de otra.

Por ello vale la pena revisar la información más aproximada a la realidad de los comisionados al SNTE, esto es la derivada de las auditorías al FAEB, realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), destacando los comisionados con oficio, y los administrativos que trabajaban con plazas y prestaciones de docentes. Por supuesto que no sólo el oficio era la referencia, también la información de la propia SEP y el seguimiento histórico de las nóminas que se realizaba.

Al determinar el monto de las observaciones, las autoridades estatales han debido reintegrar los recursos desviados del FAEB, claro que con dinero de libre disposición del estado, lo que en los hechos nunca resolvió el problema, ya que se seguía pagando con recursos públicos, diferentes al FAEB, pero finalmente, recursos públicos, lo cual no cambiaba la situación. Algunos estados que aparecían sin comisionados pagados con este fondo, los pagaban ya con recursos propios.

Por eso es importante que ya no se pague a estos 2 mil 200 comisionados, y no lo hagan los estados por la puerta de atrás, supongo en una primera etapa, porque seguramente hay más. El histórico de trabajadores comisionados observado por la ASF ha sido mayor: entre siete y ocho mil de 2008 a 2010; 6 mil 400 en 2011, 5 mil 300 en 2012 y 100 menos en 2013. Este mes se presenta el Informe de Resultados de la CP 2014 y veremos cómo terminó el FAEB.

Si ya no se pagarán a partir de 2016, se entiende que se pagaron hasta 2015. Claro, la depuración de las nóminas no es un proceso sencillo, por etapas, pero será necesario mantenerlo.

Un caso a destacar es el del DF –ahora CDMX–, administrado por la SEP, ya que de acuerdo a lo observado por la ASF, se pagaron con recursos del FAEB a 645 comisionados en 2010, 279 en 2011, 304 en 2012 y 453 en 2013. En su momento reintegraron los recursos, pero… ¡con otros recursos federales!

También te puede interesar:

‘Terremoto’ en las participaciones de enero

Expediente Coahuila 2011

El factor petrolero en las participaciones