Opinión

Censos económicos

Esta semana el INEGI inició el levantamiento de los Censos económicos 2014, los cuales son una herramienta fundamental para conocer las características básicas y la estructura productiva de los sectores industrial y de servicios del país. Como en ediciones anteriores, en esta ocasión lamentablemente se excluye al sector primario de la economía (actividades agrícolas, pecuarias, pesqueras y silvícolas). Si bien el universo geográfico y metodologías para obtener la información de las actividades secundarias y terciarias son distintos a las primarias, a estas alturas del desarrollo tecnológico y de las prioridades que debería tener el INEGI, los censos económicos deberían ser integrales. A finales del año pasado se dio a conocer la Encuesta Nacional Agropecuaria que buscó subsanar esa deficiencia, pero como toda encuesta, fue una muestra parcial del universo sujeto a análisis (en particular, de la cobertura de productos y actividades) y de información básica. No se dispone de un censo agropecuario desde 2007, que además presentó severos problemas de calidad y confiabilidad.

Según el INEGI, los censos generarán información sobre la “identificación y ubicación de la unidad económica, tipo de organización, periodo de operaciones, personal ocupado, remuneraciones, gastos, ingresos, valor de la producción, existencias o inventarios, activos fijos, inversión, créditos y tecnologías de la información”. En ese sentido, parecería que se incorporará nueva información que podría aportar elementos para determinar la situación competitiva de las empresas, como el uso de nuevas tecnologías. Sin embargo, ojalá se complemente con datos básicos que permitan explicar por qué el país no ha crecido en los últimos años a las tasas que se requieren; esto es, cuál fue el comportamiento y estructura de la inversión y de los activos fijos, así como de los distintos componentes de la productividad. Para ello, será fundamental la comparabilidad de los resultados de los censos, tanto con levantamientos anteriores como con otros ejercicios estadísticos que ha desarrollado el INEGI en los últimos años, como el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE).

Otra herramienta reciente para el análisis sectorial es la denominada “Demografía de los establecimientos 2009-2012”, que permite identificar cuántas empresas se crearon y desparecieron en los últimos cinco años. En particular, proporciona información sobre establecimientos micro, pequeños y medianos, de hasta 100 personas ocupadas, en lo referente a “nacimientos, muertes y supervivientes” de la industria manufacturera, comercio y servicios privados no financieros.

De esa información se deriva que en esos cinco años, de cada 100 establecimientos existentes a nivel nacional, aproximadamente 22 dejaron de operar y cerca de 28 iniciaron actividades. En las manufacturas el crecimiento neto del número de establecimientos fue 3.7 por ciento, en el comercio 5.5 por ciento y los servicios 8 por ciento, tasas de crecimiento relativamente bajas y que contribuyen a explicar el escaso dinamismo de la economía en su conjunto. Por razones obvias, los servicios –sobre todo la preparación de alimentos– son el sector donde se registra una mayor dinámica de creación y desaparición de unidades económicas, seguido por las actividades comerciales. Por estrato, los establecimientos entre cero y 10 personas ocupadas son los que en mayor proporción se crean y desaparecen.

Entre las razones que tuvieron 80 por ciento de los negocios con menos de 100 empleados para cerrar se encuentran una limitada rentabilidad, falta de liquidez y rentas elevadas. Además, cerca de 40 mil establecimientos dejaron de operar por motivos de inseguridad.

Esa “demografía” constituye una buena base para el levantamiento de los censos económicos, que debe perfeccionarse. Asimismo, deberán corregirse errores que propiciaron que censos anteriores (el industrial y de servicios de hace cinco años y el agropecuario de 2007) tuvieran muy poca utilidad. Se conocerán los resultados preliminares en diciembre de este año.