Opinión

Cemex


 
Fue a mediados de febrero cuando Credit Suisse sugirió que un círculo virtuoso en la empresa de Lorenzo Zambrano podría estar iniciando. Los analistas de ese banco comentaron que la acción de Cemex podría revalorarse 30 por ciento si la empresa implantaba correctamente una estrategia de precios y si acompañaba adecuadamente la recuperación del sector de la construcción estadounidense.
 
 
Es posible pensar que las cosas están funcionando para esta empresa. Las ventas en Estados Unidos superaron ya a las ventas en México. Si uno mira el reporte de hace pocas semanas, brincan estos números: sus ventas en México cayeron estrepitosamente 12 por ciento en el último trimestre, llegando a sólo 776 millones de dólares. Por el contrario, sus ventas en Estados Unidos crecieron ocho por ciento, superando el valor absoluto de la venta mexicana, y totalizando 891 millones de dólares.
 
 
Cemex dijo que la transición del nuevo gobierno minó la capacidad de gasto en infraestructura; y que en los Estados Unidos le fue bien gracias al comportamiento del sector residencial y al buen momento de la demanda. Es posible que en 2014 ocurra una vuelta a la normalidad, y de nueva cuenta venda más en México, pero habrá que estar atentos, debido a la alta sensibilidad de la empresa a la correlación que guarda su facturación local con el gasto gubernamental.
 
 
Tema adicional es la noticia de hace una semana: la inclusión de sus títulos en el Global Compact Index lanzado por la Organización de las Naciones Unidas. ¿Qué es esto? Un índice bursátil que se compone de cien empresas que se han sumado a la iniciativa de la ONU para ser responsables en materia social y en materia de sustentabilidad. Ser parte del Global Compact implica ser parte de la mejor élite: la que mejor hace negocios; la que cuida al planeta; la que vela por los intereses de la sociedad. Y ser parte del Índice bursátil es una estrella gigante en la frente. Cemex es la única empresa mexicana miembro de ese Índice.
 
 
¿Cemex al estrellato de nueva cuenta en 2014? Parece ser así. Hoy vive más diversificada que nunca, y sus márgenes bruto y operativo están creciendo a mejores tasas. ¿De qué dependerá su éxito? De la economía global.
 
 
Hagamos changuitos.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota