Opinión

Cemento en la era Trump

 
1
 

 

De Jefes.

La principal cementera en México es también una fuerte cementera en Estados Unidos. Cemex tiene hoy un 14 por ciento de la capacidad instalada para producir ese material en el país vecino.

Su presencia allá, amén de que la hace candidata a proveer material para un posible muro fronterizo, la pone en la fila para recibir contratos de proveeduría en obras de la infraestructura prometida por quien hoy se convertirá en el presidente Donald Trump.

Pero en el sector no esperan resultados en esa materia durante todo este año. Quienes saben del asunto predicen que la gestión de nuevos proyectos tardará y nada será visible sino hasta 2018.

Mientras tanto, California y Texas, que representan allá 40 por ciento de las ventas de la empresa, no muestran crecimientos sorprendentes en su demanda, sino incluso están por debajo del promedio de la industria estadounidense.

En ese escenario está parado Ignacio Madridejos, presidente de Cemex en Estados Unidos. Este experto en planeación, graduado en ingeniería civil por la Universidad Politécnica de Madrid, está bien adaptado en la cultura de la nación vecina. Se graduó de una maestría en Administración por Stanford y sus habilidades para relacionarse serán probadas en un ambiente en el que también actuará como una especie de embajador.

De su labor depende un cuarto del EBITDA del conglomerado global, ese odioso indicador de utilidades del que todos los inversionistas están pendientes.

OTRO TLC
Ni lo vio quizá. Mark Price estuvo en México en noviembre. Él es ministro de Política Comercial del Reino Unido. En esos días surgieron versiones de que México y la potencia europea negociarían un Tratado de Libre Comercio.

¿Lo nuevo? Una agenda de reuniones extraoficiales en las que se dibujaron ya los intereses de ambas naciones. ¿Qué les interesa vender a los ingleses? Productos como lácteos y carnes frescas. ¡Atención, Sukarne!

Los acuerdos oficiales empezarán a escribirse tan pronto como Theresa May consiga que su nación salga de la Unión Europea, con la que por cierto México también negocia ajustes a su antiguo TLCUE. Vaya mundo el de estos días.

UN NAVÍO CARGADO DE... TRABAJO
Usted los ve como contenedores. Viajan en tráiler, en barco o en tren. Es la parte visible del transporte intermodal agremiado en la AMTI.

¿Quién los coordina? Ahora lo hace Erich Wetzel, quien acaba de convertirse en su presidente.

¿Sus metas? Subir más carga de la carretera a las vías del tren y obviamente sumarse al equipo de negociadores en la inminente revisión del TLCAN. Anótelo en la alineación del representativo nacional.

‘PESCOREA’, MÉXICO
La armadora coreana KIA se instaló en Pesquería, Nuevo León. Ahí empieza a darse una inmigración de volumen tal que a ese municipio ya lo llaman 'Pescorea' entre los locales.

Corea no es tan visible como las marcas que ya trajo al país, LG o Samsung son ejemplos. O Aeroméxico, que no es coreana, pero empezará a traer coreanos en cuatro vuelos semanales directos Seúl- Ciudad de México.

La creciente influencia de la nación asiática estará a prueba en su capacidad de llenar los 243 asientos de los Dreamliner de la aerolínea, en la cual quien encabeza el reto es Anko van der Werff, director de Ingresos, quien presentó la novedad junto con el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid. México se internacionaliza... con todo y muros.

También te puede interesar:
Los dólares de Kimberly
¿A qué viene el CEO de Siemens AG?
Dos Ruiz Sacristán en la BMV