Opinión

Cédula Única de Identidad

 
1
 

 

Escáner de huella digital al servicio de la salud

Hace 13 meses, a raíz de la crisis de seguridad que generó la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el presidente Peña Nieto presentó diez acciones para “mejorar la seguridad, la justicia y el Estado de derecho en México”. El punto quinto de estos compromisos se refería a la Clave Única de Identidad. En su mensaje, el presidente expresó: “adicional a los registros del INE, del IMSS y del Seguro Popular, esta clave será un número de identificación personal para cada ciudadano”. El objetivo sería acceder más fácilmente a trámites y servicios gubernamentales, así como del sistema bancario y financiero.

Recientemente la Consar anunció que México será el primer país que implemente seguridad biométrica en el sistema de pensiones, lo cuál ayudará a cuidar los datos personales y a minimizar los traspasos indebidos de una Afore a otra. Además del SAT, la cancillería, el INE, IMSS y Seguro Popular, ahora la Consar tendrá nuestros datos biométricos. En resumen, la “clave única” no existe, aquí todo se duplica o triplica, y tal parece que jamás va existir. Ni siquiera el presupuesto base cero logró avanzar en que México cuente con un solo sistema de identidad personal. Tenemos un número de identificación distinto para muchas cosas, lo cual ayuda a que haya opacidad, duplicidad de padrones, más gasto, menos eficiencia y eficacia en los programas y más inseguridad. Incluso la semana pasada se firmó un convenio entre SAT, CNBV, Condusef y Prodecon para que trabajen juntos para frenar el robo de identidad.

En síntesis, llevamos 20 años violando lo que la ley dispone. Los gobiernos en turno y los partidos políticos han sido incapaces de implementar una medida sencilla y que beneficiaría a todos. ¿En qué radica que no puedan hacerlo? ¿Qué intereses económicos se afectarían con una política de Estado en tema de la identidad personal de los ciudadanos? ¿Para qué lo propuso el presidente si no había el compromiso de lograrlo?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Economías regionales, ¿y las ZEE?
Chapultepec, ¿cómo sí?
Legado vs partidocracia