Opinión

CDMX, un mejor lugar para vivir

    
1
    

   

Constitución

Definida la Constitución de la Ciudad de México como un instrumento jurídico de avanzada, incluyente, justa, progresista, social, abierta y de prospectiva política, diputados federales e integrantes de la Asamblea Constituyente, dicen estar satisfechos con el documento que aprobaron y que, en el marco de los festejos para conmemorar 100 años de la Constitución Mexicana, el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, promulgará el próximo 5 de febrero.

Jesús Sesma (PVEM) comentó que su partido logró impulsar en el capítulo de los derechos humanos, la educación en materia ambiental como un derecho en el sistema educativo local; también se garantizó el respeto a los animales y la protección a los recursos naturales. “Está Constitución convertirá a la ciudad en un mejor lugar para vivir”, puntualizó.

María de la Paz Quiñones (PRI) resaltó que su bancada se centró en aspectos de tipo social, como es el reconocimiento a los derechos de los niños, los pueblos, grupos vulnerables y los jóvenes. Reconoció que hay aspectos que podrían sufrir correcciones, como son los temas de la revocación de mandato y el referéndum. También mencionó errores de semántica y forma, “aunque no nos gustaría que nos enmendaran la plana”, y precisó que es una Constitución incluyente y justa.

“La Constitución se debe de ver no a la luz de lo que contiene, sino a la luz de lo que se evitó que pasara”, nos dijo el diputado del Partido Acción Nacional Federico Döring, y a manera de ejemplo recordó el artículo que originalmente planteaba que el Gobierno de la ciudad retendría la plusvalía de los bienes inmuebles en operaciones de compra venta, el cual fue rechazado.

Reconoció que el nuevo documento tiene avances, hay temas novedosos, aunque aclaró que el articulado del proyecto original sufrió modificaciones sustantivas en lo particular y en lo general, y esa es la tarea que deja satisfecha a la bancada panista.

En su oportunidad, Jesús Valencia Guzmán (PRD) expuso que “el proyecto original fue enriquecido con la participación de los 100 constituyentes”, y destacó que en lo que más se avanzó fue en el tema de derechos, ya que no sólo norma la vida política de los capitalinos, sino que la pone como una Constitución de avanzada y ejemplo, respecto al resto de las entidades federativas e incluso, presumió, “no hay una similar en toda Latinoamérica”.

“Como todo, es perfectible. Pero es una buena Constitución”, dijo Valencia Guzmán, y agregó que el polémico tema de la plusvalía desconcertó a todos, y más que una propuesta de gobierno “en ese asunto hubo un error de redacción”, ya que el contenido no fue compartido por nadie. En su visión, habló de avances en el mando único de una policía centralizada y de 43 facultades que tendrán las alcaldías, figura jurídica que en la ley orgánica actual de la ciudad no existe. Y algo que también la hace diferente, añadió, es la creación de un Consejo Judicial Ciudadano, que se encargará de designar al presidente del Consejo de la Judicatura. “Hay muchos avances”, concluyó.

“El tema de los derechos coloca a la Constitución de la Ciudad de México en una de carácter vanguardista y desde Movimiento Ciudadano logramos impulsar: el desarrollo urbano sustentable, planeación democrática y prospectiva, siendo este último elemento una novedad en materia de planeación”, dijo René Cervera.

En fin, los constituyentes muestran satisfacción por la Constitución aprobada, y aunque no todos lo reconocen, queda claro que en los cinco meses de trabajo le enmendaron la plana al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, pues se logró un documento de ideas plurales y participación política amplia, que traspasó intereses personales o proyectos de índole política.

También te puede interesar:
Entre expectativas y reclamos
Legisladores calientan motores
Firmeza, prudencia y unidad