Opinión

Cautela y expansión

20 abril 2017 5:0
 
1
 

 

hotel

Lo que ha ocurrido en los últimos dos años en el negocio inmobiliario es reflejo de la manera en que inversionistas asumen estos días las oportunidades de inversión en México. Lo nuevo es que a la fórmula se agregó el factor cautela.

La precaución con que se analizan decisiones de inversión ha transformado la forma en que el crecimiento se da incluso en estos nichos como el turismo donde fondos de inversión, Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (FIBRAS) y cadenas hoteleras siguen con detalle no sólo aquellos mercados en crecimiento, sino que el propio componente en desarrollos de usos mixtos alienta la llegada de nuevos conceptos.

Ese halo de cautela ha venido acompañado por el impacto comercial de la nueva administración en Estados Unidos, la inestabilidad cambiaria y el aumento en las tasas de interés.

Estos factores cambiaron la forma en que se había soportado el crecimiento de distintos grupos desarrolladores en los últimos años. Incluso aún con el aumento en los compromisos de inversión anunciados en fecha reciente por organismos privados como la ADI (Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios).

Todo pareciera indicar que como en algunos corredores inmobiliarios de corte global, el mercado inmobiliario ha entrado a una relantización de los ritmos de absorción incluso en segmentos que han venido madurando en los últimos años.

Analistas de mercados como Miami ven sano el cambio de ritmo con que se desplazan los proyectos. En ese contexto, el de un mercado de compradores la situación con tasas de interés crecientes las condiciones de negociación han mejorado la manera en que se está comprando el producto de lujo.

Esa situación sugiere reflexionar sobre el replanteamiento de modelos de negocios. Hablamos de situaciones ya presentes en el mercado mexicano del real estate: el cambio de dólares a pesos de contratos de arrendamiento e incluso algunos ajustes en los precios de renta en corporativos, centros comerciales e incluso parques industriales.

La distancia con que se tomen previsiones determinará la manera en que se ajuste la oferta, la demanda y el ritmo de absorción de los millones de metros cuadrados en construcción.

No se trata de cancelación de proyectos ni de planes de inversión. Es simplemente la llegada de la última etapa del ciclo actual.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Aires nuevos en NGKF

Inmuebles turísticos definen expansión

Oportunidades