Opinión

Carta a mis
amigos taxistas

1
 

 

Taxistas

Sres. taxistas:

Yo crecí cerca de ustedes; utilizando sus servicios; conociéndoles a varios de nombre y apellido. Les vi en sus “bases”; en su búsqueda de hacer de su oficio un espacio digno de trabajo para prosperar. Por eso me ha dejado estupefacto la agria evaluación que la sociedad hace de su posición frente a las nuevas tendencias tecnológicas como Uber, que permiten a ciertas personas ofrecer un servicio de transporte público.

Miren, lo que no entiendo es que la gente los agarró a ustedes de enemigos y despotrica contra su gremio, cuando ustedes simplemente no hicieron nada. No son retrógradas como los maestros de Oaxaca, ni bloquean consuetudinariamente carreteras. Su manifestación del lunes pasado es la primera en años.

Sepan, amigos taxistas, que la realidad cambió. La llegada de Uber y Cabify, aunque suene cruel, modifica en lo fundamental las reglas del juego de su sector. Lo mismo ocurrió con las agencias de viajes hace 20 años, ¿las recuerdan? Antes acudíamos a ellas por boletos de avión y hotel. Hoy sólo existen unas cuantas y todos compramos viajes por internet. Hay productos y servicios que han desaparecido por la llegada de nueva tecnología. Es inevitable. Recuerden las máquinas de escribir, o las papelerías donde se obtenían fotostáticas…

Pienso, luego de ver tantas industrias cambiar y tanta tecnología llegar, que lo mejor que pueden hacer es abrazar el cambio y no resistirse a él. Lo digo porque además es cierto que varios taxistas tiene sus unidades descuidadas, huelen mal, sintonizan estaciones de radio que al pasajero no le interesa escuchar… y algunos taxis están en condiciones deplorables a pesar de haber pasado la “revista”. Eso evidentemente los pone en desventaja frente a las nuevas opciones.

No sé si sus líderes actúen de corazón y representándoles verdaderamente, o si simplemente lo hagan para obtener raja política del caso Uber. En cualquier caso lo que les conviene es dar un paso evolutivo. Si efectivamente hoy se reúnen con el secretario de Movilidad Rufino León Tovar, díganle que equilibre el terreno con los costos que ustedes sí pagan (revista, verificaciones, placas…), porque, ¿saben? la tecnología evolucionará aún más. Ustedes perderán más clientes, por lo que deben inventar su evolución si no quieren que en cuestión de meses sus ingresos caigan estrepitosamente y la oleada de Uber los aplaste en definitiva. La solución es evolucionar.

Sres. taxistas: gánense día a día la preferencia de la gente. Sí se puede; pero no quedándose como están. Y recuérdenle a su clientela lo mucho que han hecho ustedes para transportarlos a ellos con seguridad y en condiciones adversas durante años. Hallarán agradecimientos constantes.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Esta es la razón por la que el PRI ganará
México podría replicar el milagro polaco: Piatkowski
Las mujeres de Walmart