Opinión

Carta a los senadores

    
1
   

   

Sesion senado. (cuartoscuro)

A los 128 senadores de la República:

Ayer, en la Cámara de Diputados 383 legisladores, que fueron puestos ahí para velar por la seguridad de más de 100 millones de mexicanos, dieron paso a una de las leyes más peligrosas en décadas para el país: la Ley de Seguridad Interior.

248 diputados que explícitamente dijeron que sí, 48 panistas, que incumpliendo con uno de los temas más relevantes del sexenio, decidieron abstenerse sabiendo que su voto pudo haber hecho la diferencia y 87 más que ni siquiera acudieron al Pleno a dar pelea. 383 traidores de los mexicanos.

La siguiente semana el turno es de ustedes. 128 senadores, cuyos nombres tendremos presentes y a quienes hoy pedimos que no aprueben la Ley de Seguridad Interior en los términos en los que fue votada por el PRI y sus aliados, porque significa entregar a las Fuerzas Armadas federales la posibilidad de vulnerar a discreción los derechos humanos de los mexicanos, sin la supervisión de nadie, sin que tengan que rendir cuentas, sin transparencia ni un marco normativo que permita medir el uso de la fuerza pública del Estado contra los ciudadanos.

Con el balón en su cancha, apelamos sobre todo a los 66 senadores de las bancadas del PAN, PRD, PT y los cuatro senadores sin partido, para que, uniendo fuerzas, como ya lo han hecho en ocasiones pasadas, como cuando se frenó el intento priista de imponer un #FiscalCarnal, ahora pongan freno a una ley que requiere de un diálogo y replanteamiento completo, en el que la sociedad civil esté incluida, en el que los especialistas y cientos de organizaciones que se han pronunciado intervengan y en el que el centro sea el fortalecimiento de la Policía y no el uso discrecional del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública, que detonarían más violencia y atropellos a los derechos humanos. Con uno solo de ustedes que ceda, los priistas habrán ganado.

Por ello, retomo sólo cinco de los muchos argumentos que el colectivo #SeguridadSinGuerra y organismos internacionales de derechos humanos han subrayado como advertencias de la peligrosidad de esta ley:

1. Los soldados tendrán libertad de criterio para decidir cuándo ejercer facultades de seguridad pública. No hay lineamientos específicos de su actuación.

2. Nadie vigilará que en operativos en que participen, los derechos humanos de los ciudadanos sean respetados. Recordemos que ya hay más de una veintena de víctimas presuntamente ejecutadas por soldados.

3. A pesar de que el derecho a la protesta está protegido por la Constitución, policías federales y militares podrán intervenir si consideran que esa manifestación de libre expresión es ‘peligrosa’.

4. Todo lo que ocurra en operativos de intervención militar sería información clasificada, opaca, sin la mínima posibilidad de exigir transparencia y rendición de cuentas.

5. No establece contrapesos, da al Ejecutivo federal, que es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, la posibilidad de imponer seguridad a su modo y a su conveniencia, sin la participación de un Poder Legislativo que vigile.

Es su oportunidad de frenar una #LeyGolpista. Vamos a estar pendientes del sentido del voto de cada uno y será en siete meses cuando más lo vamos a recordar.

Twitter:
@jrisco

También te puede interesar:
Los priistas perfectos
#SeguridadSinGuerra (va de nuevo)
Esto importa más que Meade