Opinión

Carstens y las implicaciones de la reforma fiscal de Trump

 
1
 

 

Convención Bancaria. (Edgar López)

ACAPULCO.– Le pregunté ayer al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, si se pueden prever implicaciones importantes para la economía nacional cuando Donald Trump y el Congreso de Estados Unidos propongan y aprueben una posible reforma fiscal que reduzca fuertemente los impuestos en ese país. Dijo: “Sin duda ese sería un elemento adicional que se debe tomar en cuenta en la competitividad de nuestro país. Yo pienso que México tiene mucho que ofrecer desde el punto de vista de la competencia; y pienso que tenemos la mesa puesta para incrementarla. Creo que si se siguen implantando las reformas estructurales, si se profundizan otras —por ejemplo, el tema de la seguridad jurídica y el Estado de derecho—, pues eso más que compensa cualquier reforma fiscal de los Estados Unidos”.

¿Pero no podríamos ver el dólar nuevamente a 21 o a 22 pesos cuando ello ocurra?, insisto. “No, porque yo pienso que sería una medida que, en caso de implantarse, tendría un efecto muy gradual; y es el resultado de inversión física y proyectos de inversión de largo plazo”, señaló.

Carstens fue el dueño de esta Convención. Su defensa de las instituciones fue notoria desde la noche inaugural, el miércoles, cuando recibió los más nutridos aplausos: “yo empecé mi intervención enalteciendo las instituciones (…) el Banco de México es una institución consolidada, realmente tenemos la autonomía constitucional, y a través del tiempo, cumpliendo con los objetivos, nos hemos vuelto una garantía…”

Carstens dice que los pronósticos de inflación para el año 2018 todavía no incorporan totalmente la apreciación que ha tenido el tipo de cambio en las últimas semanas, y señala que las expectativas del mercado deberán irse “ajustando a la baja” conforme se tengan resultados más favorables. En su opinión, el peso sigue subvaluado. En una entrevista con Erik Schatzker, de Bloomberg, minutos después, puntualizó que habría todavía un 10 por ciento de valor para que el peso siguiera fortaleciéndose. El peso reaccionó velozmente ante la declaración.

Agustín dice que ya no habrá nuevas reconsideraciones para que se quede en México más allá de la extensión de plazo que ya concedió para mudarse a Basilea, y se niega a decir si su sucesor trabaja actualmente dentro del Banxico. Eso sí, es notoria la seguridad que tiene de que el país va por buen camino.

Hoy puede decirse que Carstens es quizá el personaje público más relevante y más respetado que tiene México. Es la prueba viva de que los técnicos no sólo saben hacer política —en este caso, monetaria—, sino que la saben hacer muy bien y que, a diferencia de lo que se creyó y pregonó desde la izquierda durante años, siempre han velado por el bien de México.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
En la Bancaria, AMLO estuvo sin estar
Fintech, la amenaza de los bancos
No seamos injustos con los bancos