Henry Ford y la Ford Motor Company
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Henry Ford y la Ford Motor Company

COMPARTIR

···

Henry Ford y la Ford Motor Company

15/06/2018

“Si les hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que necesitaban, me hubieran dicho que un caballo más rápido”.

Henry Ford (1863-1947).

¿Cuál fue la gran innovación de Ford?

La mayoría de la gente piensa que la línea de ensamblaje y la producción en serie de vehículos. La verdad es que su innovación fue hacer que el automóvil fuera accesible a casi todos los bolsillos. Henry Ford, desde que empezó a experimentar para fabricar un automóvil, quiso que éste fuera accesible para alguien “que ganara cinco dólares al día” en una época donde los automóviles eran caros objetos de lujo.

Y lo logró. El año de su lanzamiento (1909) el auto costaba 825 dólares. Para 1925, su precio había bajado a 260 dólares (unos 3,628 dólares de hoy), es decir, 52 días del salario de un obrero. La línea de ensamblaje fue una consecuencia necesaria para producirlo a esos costos y alcanzar dichos precios. En total se produjeron más de 16.5 millones del Ford modelo T, récord que fue superado hasta 1972, por el VW Sedán.

Para Ted Levitt, el legendario profesor de marketing de la Harvard Business School, la genialidad de Henry Ford fue precisamente construir un sistema de producción hecho para satisfacer las necesidades del mercado.

Henry Ford, un sueño norteamericano. Ford nació en Wayne, Michigan, en 1863 y murió en Dearborn, Michigan, en 1947. Es considerado la “fuerza creativa” de la industria automotriz a nivel mundial. Sus padres eran inmigrantes de Irlanda, tuvieron ocho hijos y una granja, desde donde salió Ford a los 16 años, rumbo a Detroit, en busca de oportunidades.

En Detroit trabajó como mecánico —era un excelente operario, muy hábil con herramientas y materiales— y tuvo su primer contacto con motores de combustión interna. Se casó en 1888 con Clara Bryant y sólo tuvieron un hijo: Edsel Bryant Ford, que nació en 1893. Ese año Ford fue nombrado ingeniero en Jefe de la Detroit Edison Company y, en su tiempo libre, empezó a experimentar para construir un automóvil.

Lo logró en 1896, cuando produjo su primer automóvil el “Quadricyvle”, llamado así porque estaba montado en cuatro ruedas de bicicleta. Siempre experimentando, siempre mejorando, en 1903 formó la Ford Motor Company, con solo 28,000 dólares. Su empresa tuvo problemas desde el inicio: existía una asociación de fabricantes de automóviles que tenía una patente y le acusó de infringirla. Henry Ford los enfrentó en los tribunales y finalmente ganó el juicio en 1911, cuando ya era un héroe popular por haber enfrentado a los poderosos en defensa de las mayorías.

Un clavo saca otro clavo. Alfred Sloan fue el rival de Ford, y un rival muy a la altura. Sloan, un ingeniero egresado del prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT, cuya escuela de negocios lleva su nombre). Él fue el CEO de General Motors desde 1923, hasta su retiro en 1956 cuando ya era el presidente del consejo. Desde 1956 y hasta su muerte, Sloan permaneció como presidente emérito del Consejo de la enorme empresa automotriz.

El concepto de Sloan revolucionó la industria. Por un lado tenía un modelo para cada bolsillo —de ahí la línea de General Motors, desde Chevrolet, el más económico, hasta Cadillac, el de lujo, pasando por Pontiac, Oldsmobile y Buick—; por otro lado, manejaba el concepto de la obsolescencia preconcebida, es decir, cambio de modelos cada año, lo que incentivaba la venta anual.

En su época de oro, la década de 1950, General Motors era la empresa industrial más grande del planeta. Actualmente es la número 10 en la lista de las 500 de Fortune, de 2018. Tiene ventas de 157,300 millones de dólares y pérdidas de 3,800 millones. En esa misma lista, Ford está muy cerca. Ocupa el lugar 11, con ventas de 156,800 millones de dólares, pero con utilidades de 7,600 millones.

Cuando el modelo T ya había llegado a su fase de madurez y comenzaba el declive, Henry Ford seguía convencido de que era el mejor automóvil del mundo, por eso no quiso reemplazarlo a pesar de la insistencia de su hijo Edsel. Finalmente, la realidad se impuso y el modelo T dejó de fabricarse en 1927.

Por su parte, la planta de Ford (para hacer el reequipamiento (“retooling”) y los nuevos modelos) fue cerrada nueve meses.

Fue éste el momento en que General Motors le arrebató el liderazgo en producción mundial de automóviles a Ford, un liderazgo que mantiene hasta la fecha, con excepción de dos años (2007 y 2008), en que Toyota fue el mayor productor.

Ford: Una empresa familiar. La historia de esta automotriz estadounidense permite entender muy bien la complejidad de las empresas familiares. Su actual presidente del consejo es William Clay Ford Jr., bisnieto de Henry Ford y nieto de Edsel Ford, por lo que las decisiones siguen tomándose en la familia fundadora. Para entender dicha complejidad ayuda identificar tres ámbitos o sistemas siempre presentes en la empresa familiar: la familia, la empresa y la propiedad, pero se nos acaba el espacio; continuaremos con este tema.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.