Opinión

Cárdenas, la mejor opción para el PRD

Desde una óptica estrictamente institucional, lo mejor que podría pasarle al Partido de la Revolución Democrática es que su próximo dirigente nacional sea Cuauhtémoc Cárdenas.

El ingeniero michoacano está viendo el terreno y se niega a adelantar si va a contender o no por la presidencia perredista, pues definirá esa posibilidad el 4 de octubre, un día antes de la elección.

No nació ayer. Conoce su partido mejor que nadie y tiene sus razones para no precipitarse y evitar que se lo coman las tribus y sus caníbales.
Cárdenas sería la mejor opción para el PRD porque garantiza la no ruptura de ese partido, lo que no está garantizado en caso de ganar el abanderado de Nueva Izquierda, Carlos Navarrete.

Y no es que Navarrete sea un rupturista, al contrario, es un político brillante y con capacidad de diálogo, pero su corriente Nueva Izquierda lleva demasiado tiempo en el poder y su elección traería consigo una desbandada de perredistas hacia Morena.

A partir de ahora el PRD se juega su supervivencia como el partido hegemónico de la izquierda.

Aunque Jesús Zambrano diga que no va a entrar en pleitos con Morena, lo cierto es que en las elecciones del próximo año el gran enfrentamiento del PRD será con el partido de López Obrador.

Es posible que en esta elección “la marca PRD” todavía alcance votos para estar por encima de Morena, pero en 2018 será muy difícil que así suceda, pues va a experimentar una desbandada.

Con Cárdenas no habría éxodo. Con él están las corrientes Izquierda Democrática Nacional, Izquierda Renovadora en Movimiento, Unidad y Renovación, Vanguardia Progresista, Unidad Democrática Nacional y Red por la Unión de las Izquierdas.

Es decir, casi todos menos Nueva Izquierda.

Si ganan Los Chuchos con Carlos Navarrete o con quien sea, habrá ruptura en el PRD. Si gana Cárdenas habrá unidad, pues no se va nadie de ese partido.

A Cárdenas nadie puede decirle, desde el flanco de Morena, que es un entregado al PRI y al gobierno. Él fue quien rompió con ambos. Es el padre de la criatura.

La bandera principal de AMLO contra el PRD en las próximas elecciones es que se trata de un partido entregado al gobierno y que “pacta con la mafia del poder”.

Con Cárdenas como presidente del partido, López Obrador se queda sin su principal argumento para descalificar al PRD.

¿AMLO le va a decir progobiernista a Cárdenas, que lo saco del PRI cuando quería ser candidato priista a la alcaldía de Macuspana, y le dio la candidatura a gobernador por el FDN?

Si Cárdenas es presidente del PRD, en 2018 el PRD será un partido fuerte, que no va a ser “rebasado por la izquierda” por López Obrador.

Además, con Cárdenas el PRD no irá a alianzas electorales con el PAN, lo que abonaría en la reafirmación de su perfil ideológico y su personalidad de izquierda.

¿Va o no va Cuauhtémoc? Lo más probable es que esté esperando dos cosas: tener una garantía de que va a ganar, pues sería humillante para él perder la dirigencia del partido que creó.

Y está esperando que Los Chuchos recapaciten y den marcha atrás en su tozudez de mantenerse en la presidencia perredista aun a costa de la unidad de ese partido.

Twitter: @PabloHiriart