Opinión

Cannabis: liebre y avestruz

1
  

    

Se extiende el mercado de la marihuana medicinal

Más allá del principio de John Stuart Mill: el individuo es soberano sobre su cuerpo, por lo que el Estado no debe intervenir en ese ámbito de libertades, la despenalización-regulación de la mariguana se ha vuelto inaplazable por otra serie de razones.

1. El mundo ha cambiado radicalmente. La prohibición de la mariguana recibió un impulso mayor, en 1973, cuando Nixon declaró la guerra contra las drogas y creó la DEA para combatirlas. Eran los años de la Guerra Fría y de la Guerra de Vietnam.

2. La prohibición, cuando menos en una ocasión, nos vino del norte. Bajo el gobierno del general Cárdenas se optó por un enfoque de salud pública, que no prohibicionista, con drogas duras como la morfina y la heroína; pero la oposición y presión de Estados Unidos lo obligó a recular. El experimento duró unos cuantos meses en 1940.

3. El mundo, hoy, es otro. La Guerra Fría fue sepultada en los años noventa y el balance de casi 50 años de prohibicionismo no puede ser más desastroso: no se ha logrado reducir el consumo, hay nuevas drogas (anfetaminas) y adicciones, los cárteles de la droga y la violencia han destrozado estados y sociedades, particularmente en América Latina.

4. La dimensión violenta del prohibicionismo debe ser subrayada. Crimen y violencia siempre han existido y siempre existirán. Pero la brutalidad de la violencia y la enorme capacidad económica de los cárteles de la droga, que todo corrompen, poniendo en vilo a Estados y sociedades, son consecuencia de un mercado negro de cientos de miles de millones de dólares. Pablo Escobar sigue siendo el ejemplo paradigmático.

5. A contrapelo, los cambios en EU son radicales y se están acelerando. Veinticuatro estados han legalizado la producción y venta de la mariguana con fines medicinales, y en estados como Washington, Colorado, Oregón, Alaska y el Distrito de Columbia ha sido legalizada con fines recreativos.

6. Los estados que siguen en la lista –y que muy probablemente la legalicen con fines recreativos en 2016– son California y Arizona. Ambos tienen una larga frontera e intercambios intensos con México. Suponer o, peor aún, afirmar que la legalización tendrá efecto mínimo sobre nuestro país no es un error, es una idiotez.

7. La tendencia hacia la legalización con fines medicinales y recreativos, lejos de atenuarse o desvanecerse, se va acelerar por una razón muy simple: el cambio generacional. Las encuestas muestran que la mayoría los jóvenes en Estados Unidos es favorable a la regulación, de manera tal que, a medida que las personas de mayor edad pierdan peso poblacional, la resistencia al cambio se reducirá drásticamente.

8. Las experiencias de Colorado, Washington, Oregón, Alaska y el Distrito de Columbia, no sólo sentarán un precedente, sino tendrán un efecto de demostración. La legalización con fines recreativos no ha producido un caos ni la multiplicación exponencial del consumo. Y tampoco ha funcionado como la temible puerta hacia el consumo de otras drogas. Los cambios son otros: fin del mercado negro –y del crimen asociado – y mayor recaudación del Estado por los impuestos al consumo y la producción.

9. No es casual, por lo tanto, que Obama haya adoptado una posición flexible y progresista ante la legalización con fines recreativos. En más de una ocasión ha declarado que no será una prioridad de su gobierno perseguir a los consumidores en esos estados. Amén que la responsable de la DEA, que mantenía una posición dura contra la legalización, renunció a su cargo recientemente por haber solapado acciones inapropiadas de sus agentes. Y, por si fuera poco, el presidente declaró que la mariguana no era más peligrosa que el alcohol o el tabaco, contraviniendo abiertamente a la Oficina contra las Drogas de la ONU, que la considera tan peligrosa como la cocaína, pero sin virtudes medicinales.

10. Los cambios, por lo demás, no sólo están ocurriendo en el norte, sino también en el sur, para no hablar de Europa. La legalización de la producción, venta y consumo en Uruguay pone a ese país a la vanguardia.

11.En suma, cuando EU y el mundo están cambiando a la velocidad de una liebre, no se puede hacer como la avestruz.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
SMART y la SCJN
'El Chapo', el timón y la tormenta
El alto comisionado y el mando único